;

Prepárate para la Era de Hielo

Description

Cada día hay más corazones helados que necesitan el calor de aquellos que ya fueron rescatados.

Los meteorólogos estaban mostrando cómo quedó un faro en Michigan con la creciente ola de frío polar que se está viviendo cada vez más fuerte. Y contaban con sorpresa cómo el haberse congelado no le permitió durante un buen tiempo servir de guía para los barcos necesitados de luz al acercarse a la costa.

¡Muchos de nuestros líderes FAROS de mucho tiempo también se están congelando hoy!

La Era de Hielo

Nadie puede dejar de reconocer que en el mundo de hoy se viven grandes angustias y sinsabores por cada uno de los desastres climatológicos que cotidianamente están sucediendo en diferentes partes del globo terráqueo.

Pero lo peor de todo es que se advierte que habrán más catástrofes por las distorsiones climáticas.

Se escucha todo tipo de conversaciones. Calentamiento global, derretimiento de los casquetes polares, más inundaciones feroces, vientos terribles y helados.

La cadena del desastre termina en lo más dramático: una nueva Era de Hielo que congela el hemisferio norte y aniquila parte de la población de la tierra.

Parece exagerado, pero si no se toman medidas es lo que muchos expertos predicen como plausible en el largo plazo.

Ya ha llegado 

Temo decirles que la Era de Hielo no está por llegar sino que ya ha llegado. Y como las escrituras dicen, “De la abundancia del corazón habla la boca”, en esta sociedad estamos llegando a vivir la manifestación de lo que ya existe en su propio corazón: una sociedad, un mundo, con el corazón helado.

La Era de Hielo enseña que en medio de la catástrofe predomina el “Sálvese quien pueda” y, además, si puedes sacarle ventaja, hazlo.

La Era de Hielo nos invita a abolir el abrazo, prohibir el afecto fraternal y eliminar la sonrisa.

La Era de Hielo te dice que si alguien te sonríe es porque quiere algo de ti, no porque quiera darte algo, o simplemente porque sea una persona alegre.

La Era de Hielo enarbola la bandera del YO, anula la palabra “nosotros” y genera explicaciones convincentes de porqué tanto rencor y egoísmo.

La Era de Hielo dice que el amor es solo un sentimiento de los débiles, que la manera de disfrutar es solo a través del placer.

La Era de Hielo incentiva tu individualismo y te enseña que el resto de la humanidad solo está en este mundo para girar a tu alrededor.

La Era de Hielo nos invita a quedarnos con lo propio, con lo del otro y con lo que le pertenece a quien todavía no ha nacido, siempre explicando que “negocios son negocios”.

La Era de Hielo hace que las personas busquen estar comprometidas más con cada cosa que codician, que con ser entrega para el prójimo.

La Era de Hielo ya generó personas que no saludan ni a su vecino.

Corazones híbridos, personas sin afecto, sentimientos y experiencias de un instante están convirtiendo a la humanidad en una masa sin calidez en medio de la Era de Hielo.

¿Habrá más muertes? 

Pronto más y más personas morirán por falta de amor, más que por desastres climatológicos.

Lo de afuera no es más que lo que ya está pasando dentro de nuestras sociedades.

Pero conocemos al gran rescatador de emergencia: Dios mismo.

Déjalo a Él, quien entregó a su propio hijo (¿tu entregarías al tuyo?) para que todo aquel que en Él cree no se pierda y que pueda tener una vida maravilloso y por siempre. Él busca traer calidez a tu corazón y amor a tu alrededor.

Los rescatistas de Dios 

Hoy es el gran tiempo para poder salir al mundo como “rescatistas de Dios”.  Levantemos al caído, cuidemos al minusválido, amemos al que la Era de Hielo lo está congelando.

Es tiempo de más abrazo, de más perdón, de más corazón pensando en el otro, de más afecto, de más sonrisa. Dios dice en su palabra: “No te dejaré ni te desampararé”, y todavía hoy, en medio de la adversidad, nos lo sigue diciendo.

Y si conocemos de alguien que está sufriendo las inclemencias del tiempo, de la catástrofe o de la Era de Hielo, seamos nosotros los portadores del mensaje de Dios que entibia el corazón: "no te dejaré ni te desampararé".

Sabemos que en estos tiempos la cizaña está creciendo.

Se nos revuelve el estómago cuando escuchamos que en medio del desastre personas se aprovechan robando, violando, matando.

Sin embargo también sabemos que el trigo será cada día más trigo.

El trigo también está creciendo 

El trigo que Dios está cuidando vive en medio de congregaciones cristianas alrededor del mundo. Hoy es tiempo de mostrarle a este mundo que el reservorio de la humanidad, el Cristianismo, está listo y con fuerzas de socorrer a quien lo necesite y traerlos bajo la protección de un Dios todopoderoso y amoroso fuera de la Era de Hielo.

Tu puedes ser parte. Solo tienes que mirar alrededor y ver quién necesita CALOR.

Prepárate para LA ERA DE HIELO. ¡Descongelémonos ya mismo y alumbremos a multitudes!

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Los Cinco Catalizadores (Parte 3): Relaciones Providenciales
Roberto Bautista
¿A quién tendremos?
Gera Rueda
Volviendo a lo básico (Parte 4): Lo que tengo te doy
Chris Mendez
La agenda de la iglesia
Rey Matos
Ama lo que Dios ama
Rey Matos
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple