Portadores de Su imagen

Description

Al usar nuestro diseño exclusivo y nuestra hermosa complejidad femenina, podemos reflejar la imagen de nuestro Creador de una manera que solo nosotras podemos hacerlo.

"Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó", Génesis 1:27

Dios hizo una obra única al crear la humanidad; hizo “algo nuevo”—algo que no había hecho antes.  Él creó portadores de Su imagen.  Es decir, Él colocó a la humanidad en una posición especial —sobre la vida de los animales y las plantas.  Él le dio al hombre la habilidad de razonar y de elegir y le dio la autoridad para gobernar, para tener dominio sobre la creación.  Así como Dios funciona con un intelecto, con voluntad y con emociones, así también Dios le dio al hombre la oportunidad de usar esas capacidades en su relación con Dios y con otros.

Por supuesto, el hombre está limitado en su capacidad de demostrar los atributos de Dios y en el alcance que tiene su libertad para funcionar. Por ejemplo, está limitado a un cuerpo físico en el mundo terrenal y no tiene libertad para deambular en el mundo espiritual; no es omnipresente.  Su intelecto está limitado en comparación al intelecto de Dios, Quien está lleno de todo conocimiento.

Pero aun bajo las limitaciones que vienen con este estado de la humanidad, nuestro Creador nos ha otorgado una posición extremadamente privilegiada.  Y está claro en las Escrituras que tanto al varón como a la hembra se les ha concedido este estatus especial. Ambos son extremadamente valiosos para Dios en sus roles particulares y funciones distintivas.  Ambos, el hombre y la mujer, hemos sido diseñados por Dios para reflejar Su imagen a través de nuestras diferencias particulares y nuestras identidades individuales dadas por Dios como hombre y mujer.

Como portadoras de Su imagen, podemos abrazar la oportunidad de reflejar el carácter y los atributos de Dios en nuestro llamado como mujeres.  Al usar nuestro diseño exclusivo y nuestra hermosa complejidad femenina, podemos reflejar la imagen de nuestro Creador  de una manera que solo nosotras podemos hacerlo. ¿Por qué habríamos de querer minimizar nuestra identidad femenina y de esa forma hacer nulo el plan que Dios echó a andar para que fuésemos portadoras de Su imagen en nuestro género?  

Tómate tiempo para reflexionar

  • Considera el honor que Dios le ha proporcionado a la humanidad mientras meditas en el Salmo 8 y ves cómo Él piensa.  Ora este Salmo a Dios como una afirmación de tu alabanza. 
  • ¿Estás reflejando a otros cómo es Dios en la medida que funcionas en tu posición de portadora de Su imagen? 
  • ¿De qué formas puedes tú, como mujer, exaltar de manera particular a Dios a través de tu feminidad?
  • ¿Es este un rol que estás abrazando o que estás rechazando?

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Entregándole nuestros sueños románticos
Aviva Nuestros Corazones
Contando tus bendiciones
Aviva Nuestros Corazones
¿Es pecado la queja?
Aviva Nuestros Corazones
Cuando de marchar {u otra cosa} se trata...
Wendy Bello
¡La lengua!
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple