Porque Él vino, debemos ir

Description

Cuando Jesús le dijo a los discípulos “Así también yo os envío”, nos estaba hablando a todos los creyentes.

Leer Juan 20:19-23

¿Puede usted imaginar la impresión de los discípulos cuando Jesús se les apareció? Después de días de estar escondidos, temiendo por sus vidas y lamentando la pérdida de su Maestro, los seguidores de Cristo quedaron atónitos al verlo de pie ante ellos en una habitación que estaba cerrada con llave.

Como si el impacto que les causó su aparición no hubiese sido suficiente, les hizo la siguiente declaración: “Como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21). El peso de esas palabras debió haberles parecido abrumador. Después de años de escuchar a Jesús hablar de su propósito divino, ahora los discípulos recibían un encargo semejante. Así como el Padre había enviado a Jesús, Él los estaba enviando ahora al mundo para extender el evangelio, sanar a los enfermos, servir a los necesitados y glorificar al Padre celestial.

Muchos cristianos leen este pasaje, y piensan: “Me alegro de no haber estado allí para recibir esa orden de movilización”. Pero ¿sabe una cosa? Sí estaba. Esa habitación no albergaba solo a los once apóstoles restantes. Lucas 24:33 dice que otros seguidores “estaban con ellos”. De modo que, cuando Jesús dijo en Juan 20:21: “Así también yo os envío”, le estaba hablando a todo el cuerpo de creyentes.

El mandato de Jesús de hacer discípulos “de todas las naciones” (Mateo 28:19) es una tarea demasiado grande para solo un puñado de personas. Es un llamado para que cada creyente, de cada país y en cada generación, acepte la misión nuevamente. Cristo le está enviando a algún lugar con un propósito. ¿Está listo para ir?

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Pedro: una persona común y corriente
Dr. Charles Stanley
Perseguidos
Dr. Charles Stanley
La salvación anda en burro, digo, Ciro
Andrés Spyker
Si acaso se me olvida (Parte 3): El amor de Dios
Guillermo y Milagros Aguayo
La agenda de la iglesia
Rey Matos
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple