¿Por qué te desanimas?

Description

Jesús soportó todo, incluido el desánimo, para que pudiéramos levantarnos victoriosos frente a la tentación de rendirnos.

“¿Por qué te abates, oh alma mía, y te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío. Dios mío, mi alma está abatida en mí; me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán, y de los hermonitas, desde el monte de Mizar” (Salmo 42:5-6).

Este pasaje motiva una pregunta en mí y en cada uno de nosotros: ¿Por qué nos abatimos? ¿Por qué nos desanimamos? Tómate un rato para reflexionar conmigo, y tratar así de dar respuesta a esta pregunta.

Es bueno de vez en cuando ser conscientes de lo que hay en nuestra mente. Yo lo hago regularmente: me distancio con respecto a mis propios pensamientos y me pregunto: ¿por qué pienso así? ¿Es esta la forma correcta de enfocarlo, es mi razonamiento correcto? 

La Biblia nos dice: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar” (Mira Hebreos 12:3).

No dejes que el desánimo se instale en tu vida. Jesús soportó todo, incluido el desánimo, para que pudiéramos hoy levantarnos victoriosos frente a la tentación de rendirnos y abandonar. ¡Cuando la vida te desanima, Dios te dice “ánimo”!

“¡Ánimo!” es la palabra que me dijo alguien un día, cuando trataba de escalar una alta montaña. Esta simple palabra me ayudó a seguir adelante.

Hoy quisiera decírtelo yo a ti, querido(a) amigo(a), por si nadie más te lo dice: “¡Ánimo! ¡Sigue adelante, persevera, acaba la carrera…! ¡TEN ÁNIMO!”

Gracias por existir, 

Eric Célérier

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Comunidad: la solución de Dios a la derrota
Pastor Rick Warren
Exclusivo
Mark Jeske
Cuando dependemos de Dios
Alejandro Escobedo
Jesús tiene Sus brazos abiertos para ti
Un Milagro Cada Día
¡Dios calma la tempestad en tu vida!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple