;

¿Por qué algunos cristianos fallan?

Description

El requisito previo para recibir la ayuda de Dios en nuestra planificación es dedicar el resultado final a Él mismo.

“Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados”, Proverbios 16:3

Muchas personas creen que lo que ellos puedan concebir y creer, lo pueden alcanzar. Este tipo de pensamiento positivo y motivación hacia el éxito requiere que se establezcan metas, a lo cual las personas atribuyen el éxito en sus vidas.

Sin embargo, con demasiada frecuencia estos objetivos están centrados en el éxito personal, y los planes para alcanzarlos se convierten en egoístas y, al final, autodestructivos.

En 1 Corintios 13, Dios nos dice que lo que sea que se haga para el beneficio propio es inútil y sólo lo que se hace por amor será de provecho para uno mismo. Esto crea una paradoja: para ser exitosos debemos hacer que alguien más sea exitoso; para ser líderes, debemos ser sirvientes.

Para que se establezcan nuestros planes, nuestras obras deben estar dedicadas a Dios. Es evidente que los objetivos egoístas no pueden ser dedicados a Dios - solo los desinteresados.

Por lo tanto, el requisito previo para recibir la ayuda de Dios en nuestra planificación es dedicar el resultado final a Él mismo. El problema es que muchas obras no pueden ser dedicadas a Dios a causa de su propia naturaleza. En ese momento, los cristianos se privan de la ayuda de Dios. Parafraseando Santiago 4:3, pedimos y no recibimos porque pedimos con motivos equivocados.

La respuesta de si vas a tener éxito o fracasar se encuentra en el versículo bíblico de hoy. Léelo en oración.

 

Lectura Bíblica Diaria

Mateo 8: 1, 5-13; 11: 2-30

Lucas 7

Related
Cómo ser exitoso
Larry Burkett
Decisiones acertadas
Dr. Carlos Barbieri
No es en vano
Pastor Mao
Discernimiento y paz
Pastor Mao
Un fruto para los demás
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple