Por causa de mi nombre

Description

¿Cómo tratas a aquel que no cree en Jesús o que ve la fe forma diferente?

“Por causa de mi nombre todo el mundo los odiará a ustedes, pero el que resista hasta el fin, se salvará.” – Marcos 13:13

El Papa católico y yo no siempre estamos de acuerdo.

Aún así, ambos pedimos al gobierno de Pakistán que anule las leyes con respecto al blasfemar o maldecir. En resumen, esas leyes dicen que una persona puede ser ejecutada por insultar al Profeta Mahoma.

Pero, por más que pidamos, difícilmente dichas leyes serán abolidas.

Salman Taseer, un gobernador de Pakistán, quiso cambiar esas leyes. Todo lo que consiguió fue que su guardaespaldas lo asesinara.

En vez de ser condenado por lo que hizo, ese guardaespaldas ha sido considerado como un héroe en algunos círculos. La primera vez que apareció ante la corte, fue literalmente cubierto con los pétalos de rosas que el público le tiró en señal de apoyo. Entre ese público estaban algunos abogados paquistaníes.

Parece que una manera de asegurarse de que alguien no discrepe con uno es matándolo.

La fe cristiana propone una manera diferente. En su carta a los fieles en la iglesia en Tesalónica, Pablo los alienta, diciéndoles: “Ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien. Si alguno no obedece las instrucciones que les damos en esta carta, denúncienlo públicamente y no se relacionen con él, para que se avergüence. Sin embargo, no lo tengan por enemigo, sino amonéstenlo como a hermano.”

En otras palabras, no escuchen ni le hagan caso a lo que dice el incrédulo, sino háblenle como a un hermano que está equivocado.

Como pueden ver, San Pablo no dice nada acerca de matar a nadie. Tampoco dijeron nada al respecto Pedro, Santiago y Juan. Quizás se deba a que a Jesús, el Príncipe de Paz, le importaba mucho más salvar a las personas, que apedrearlas.

Como cristianos nos alegramos porque Jesús vino a este mundo para librarnos del pecado, del diablo y de la muerte. Gracias a que realizó con éxito su obra desde Belén hasta su tumba prestada, nosotros, su familia perdonada, somos libres de invitar a otros a unirse para adorar a aquél que es la buena noticia de gran alegría.

Es por ello que San Pablo escribe en Gálatas 5:13-15: “Les hablo así, hermanos, porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor. En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» Pero si siguen mordiéndose y devorándose, tengan cuidado, no sea que acaben por destruirse unos a otros”.

ORACIÓN: Señor Jesús, gracias por ser el Salvador que libera y perdona. Ayúdame a mantenerme fiel a la maravilla de lo que tú has hecho por mí. En tu nombre. Amén.

Por: Pastor Ken Klaus

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Ante la puerta abierta
Dr. Charles Stanley
Encarnar a Jesús
Itiel Arroyo
A través de la amabilidad y del amor
Bayless Conley
Interiormente obligado
Bayless Conley
El corazón de Dios no se detiene con nosotros
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple