;

Pobres de espíritu

Description

Humillarnos ante Dios incluye ser sirvientes no solo de Él.

“Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos”, Mateo 5:3

Cuando pienso en los pobres de espíritu, pienso en el contraste entre los humildes y los altivos.

Jesús no estaba hablando de los que son físicamente pobres, sino de los humildes. Como dijo "Bienaventurados los pobres en espíritu", entonces probablemente habría dicho “Malditos los altivos de espíritu".

De hecho, sí dijo eso. Nos dijo en Su palabra que en la medida que te exaltes a ti mismo en esta vida serás humillado por toda la eternidad.

Si nos humillamos en el verdadero servicio a Dios, esto incluirá ser un sirviente en el verdadero sentido de la palabra, no sólo con Él sino con los que nos rodean.

Creo que el ejemplo perfecto de ser pobres en espíritu (humilde) es cuando Jesús lavó los pies de los discípulos.

Nuestra humildad se puede mostrar en tomar una posición menos prominente en la iglesia, pero dando todo lo que tenemos. Significa estar dispuesto a sentarse y dejar que otra persona tome el crédito por lo que hemos hecho sin sentir resentimiento.

Aprecio el verso en Proverbios que dice: "Antes de la gloria está la humildad" (Proverbios 15:33).


Lectura Bíblica Diaria

Mateo 20:29-34, 26:6-13

Marcos 10:46-52, 14:3-9

Lucas 18:35 - 19:28

Juan 11:55 - 12:11

Related
Fruto abundante
Pastor Mao
El comienzo del amor
Pastor Mao
Manifestando Su amor
Pastor Mao
Nuestro perdón en Jesús
Primeros15
¿Ataque o Consecuencia? (Parte 1): Deja el papel de víctima
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple