Piense a largo plazo—a muy largo plazo

Description

La condición espiritual de las siguientes generaciones depende de la manera en que usted da ejemplo, enseña y trasmite su fe hoy.

Los niños no piensan mucho en el futuro; para ellos sólo existe el ahora, el ahora mismo. Necesitan que los padres les enseñen sobre la gratificación diferida; que el difícil avance en los problemas matemáticos de ahora les ayudará a obtener un buen empleo dentro de 15 años; que mantener el dormitorio ordenado desarrollará en ellos hábitos de organización mental; que ahorrar constantemente algún dinero en lugar de despilfarrarlo en comida chatarra los beneficiará con el tiempo.

¿Está muy encariñado con sus biznietos? Usted puede ser uno de esos raros individuos que ha vivido lo suficiente para conocerlos. ¡Su vida ha sido muy feliz! Por otra parte, aunque no soy un polluelo, todavía me faltan algunas décadas para tener biznietos y es posible que nunca tenga uno en mis brazos. Pero Dios quiere que piense en ellos y los ame en estos momentos. ¿Cómo?

“Él estableció testimonio en Jacob y puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificaran a sus hijos; para que lo sepa la generación venidera, los hijos que nazcan” (Salmo 78:5,6). ¿Captó el punto clave? La condición espiritual de sus nietos y biznietos, de seres humanos que aún no han nacido, depende de la manera en que usted da ejemplo, enseña y trasmite su fe hoy.

Cuando escucho los relatos de la historia de mi familia, me doy cuenta de que ahora soy un creyente por causa de fieles cristianos que se remontan a la década de 1.800 e incluso más atrás. Usted y yo somos actores importantes en la condición espiritual de nuestro país en el siglo 22. ¡Su fe y su trabajo son importantes!

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Identidad de Hijo
Itiel Arroyo
La vida
Sixto Porras
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
El poder de una palabra
Bayless Conley
Amor manso
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple