;

Piel espiritual

00:00

Description

Así como la piel protege nuestro cuerpo de ataques externos, nuestro espíritu necesita que levantemos una piel espiritual que nos proteja de las tentaciones.

“Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil».” (Mateo 26:41 NVI)

“Entonces el rey mandó, y trajeron a Daniel, y le echaron en el foso de los leones. Y el rey dijo a Daniel: El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre. Y acercándose al foso llamó a voces a Daniel con voz triste, y le dijo: Daniel, siervo de Dios viviente, el Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, ¿te ha podido librar de los leones? Entonces Daniel respondió al rey: Oh rey, vive para siempre. Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. Entonces se alegró el rey en gran manera a causa de él, y mandó sacar a Daniel del foso; y fue Daniel sacado del foso, y ninguna lesión se halló en él, porque había confiado en su Dios.” (Daniel 6: 16, 20-23 NVI)

“Tal y como el Señor me lo había mandado, profeticé. Y mientras profetizaba, se escuchó un ruido que sacudió la tierra, y los huesos comenzaron a unirse entre sí. Yo me fijé, y vi que en ellos aparecían tendones, y les salía carne y se recubrían de piel, ¡pero no tenían vida!” (Ezequiel 37: 7-8 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en lo que sucede dentro de nosotros cuando comemos algún alimento. Nuestro interior comienza a trabajar para separar vitaminas, proteínas, carbohidratos, etc. En lo que sirve y en lo que el cuerpo necesita, y en lo que no sirve y lo expulsa ¿Qué pasaría si el alma funcionara con la misma perfección que lo hace el cuerpo cuando come?

1. El cuerpo se intoxica cuando falla y no puede sacar lo que no sirve. Lo mismo ocurre en nuestra alma cuando estamos dados a guardar palabras, gestos y comentarios que finalmente son cosas que nos dañan. Recuerda que, así como el cuerpo, tú también tienes la capacidad para desechar lo que no necesitas, lo que no te sirve y lo que te hace daño.

2. En Ezequiel 37 Dios nos habla a través de su creación, vimos su sobrenaturalidad en nuestras vidas, cómo organizó el cuerpo humano y dio funcionamiento de manera perfecta a todo.

3. La piel protege al organismo de factores externos como bacterias, sustancias químicas y temperatura. Esto representa para nosotros algo que espiritualmente debemos tener muy en cuenta y es que, así como hay invasores que nos pueden afectar físicamente, también los hay espiritualmente. La piel de nuestro cuerpo espiritual es la oración y el ayuno que nos protegen de toda tentación y ataque espiritual.

4. Es tiempo de fortalecer la piel espiritual. Cuando no le damos importancia a la oración, la adoración y el ayuno, quedamos vulnerables al pecado y a los ataques del enemigo. La tentación se hace más fuerte y en muchos casos insuperables.

5. La piel nos ayuda a adaptarnos a momentos, lugares, al tiempo y el clima. Es importante desarrollar la capacidad de adaptabilidad espiritual donde podemos caminar y movernos con libertad en las alturas, sin temor a caer o a ser debilitados por las bacterias de la tentación o por la intensidad del clima.

Related
Gratitud en todo tiempo 
Ama a Dios Grandemente
La práctica de dar gracias
Ama a Dios Grandemente
Quince estrategias para tener gozo
John Piper
De repente
Pastor Mao
Viendo a Dios como nuestro Padre
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple