Personal

Description

Dios sigue tan interesado como en el principio en tener una relación profundamente personal con cada uno de nosotros.

“Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo... Te puse nombre, mío eres tú”, Isaías 43:1

¡Nuestro Padre Celestial es un Dios personal! Una y otra vez los escritores de la Biblia nos muestran esta verdad.

Desde que Dios creó al hombre, mostró un interés especial en tener una comunión intima con él. Génesis 3:8 narra que Dios se paseaba en el huerto donde había puesto al hombre y la mujer, al aire del día. Ellos gozaban de una relación estrecha con su Creador.

Pero aún cuando el hombre cayó, Dios inmediatamente puso en marcha el plan que lo acercaría y amistaría de nuevo con Él. Hoy Él sigue tan interesado como al principio en tener una relación profundamente personal contigo y conmigo. Su manera predilecta es llamándonos por nuestro nombre.

En el pasado Dios invitó a los hombres a una relación personal. Le habló audible y directamente a Adán, Noé, Abraham, David, Samuel, Jonás, Daniel, etc. A cada uno conoció y llamó por su nombre. En los postreros días, nos ha hablado a través del Hijo (Hebreos 1:2). Jesús también fue muy personal; llamó por su nombre a los discípulos, a Sus amigos -Lázaro, Marta y María- y a Sus relacionados más cercanos.

Llamarnos por nuestro nombre inmediatamente capta nuestra atención pues nos deja saber de modo certero que nos están hablando directamente a nosotras y que hemos sido identificadas por quien nos solicita. A diferencia de cuando somos desconocidas y nos llaman, por ejemplo, joven, señora, doña, hermana, distinguida, licenciada, etc., ser conocida por nuestro nombre personal es indicador de familiaridad, interés y una identificación a otro nivel.

¡Que maravilla es saber que Dios conoce y llamó nuestro nombre! ¡Que maravilloso es que Jesús se dispusiera a morir por nuestros pecados para acercarnos a Dios y que tuviéramos una relación personal, nueva y viva consigo!

Oración: Amado Padre, gracias te damos por Jesús, quien, por Su sacrificio en la Cruz, ya no tenemos más necesidad de intermediarios para acercarnos a ti. Gracias porque en Cristo somos aceptadas ante tu presencia y gozamos de una comunión plena con Él. En Su precioso nombre oramos, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Alineados
Pastor Mao
Segundo toque
Pastor Mao
Discernimiento espiritual
Pastor Mao
Pérdida del sabor
Pastor Mao
Libres del ocultismo y del paganismo
Andrés Corson
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple