Permanencia

Description

Cuando lleguemos al cielo, nadie nos va a preguntar qué cosas tuvimos, ni cómo lucimos, sino a quién pertenecemos.

Porque: 'Todo hombre es como la hierba, Y toda su gloria es como una flor. La hierba se seca, y la flor se marchita, pero la palabra del Señor permanece para siempre.' – 1 Pedro 1:24-25a

Es casi seguro que la mayoría de nosotros tenemos más "cosas" que las que necesitamos. En alguna medida, para muchas personas, esas "cosas" definen quiénes son, cuáles son sus valores, y lo que esperan que los demás piensen acerca de ellos.

Lamentablemente, las "cosas" que los comerciales nos ofrecen no siempre nos dan lo que prometen.

Un ejemplo típico son los productos para adelgazar, o los aparatos para hacer ejercicio. Ambos nos prometen que, si hacemos esto o aquello, en pocas semanas vamos a tener el cuerpo con el que tanto soñamos. Pero, si somos sinceros con nosotros mismos, debemos reconocer que más de una vez lo hemos intentado, y no nos ha dado resultado.

En contraste con las muchas limitaciones que tienen las "cosas" de saciar nuestras necesidades, se nos presenta Jesucristo. La Biblia nos dice cómo él cumplió cada promesa que nos había hecho, y nos muestra cuán valiosos son todos los regalos que nos hace.

Y lo más importante de todo es que, cuando lleguemos al cielo, nadie nos va a preguntar qué cosas tuvimos, ni cómo lucimos. La única cosa que vamos a necesitar en ese momento va a ser fe en Jesucristo como nuestro Salvador y Señor.

ORACIÓN: Señor Jesús, ayúdame a recordar siempre que tú eres lo único que permanece para siempre. Enséñame a compartir con quienes me rodean cuán importante eres tú en mi vida. En tu nombre. Amén.

Por: Pastor Ken Klaus

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El conflicto
Dr. Charles Stanley
Siéntate y descansa. Jesús lo hizo, de una vez y para siempre.
Ama a Dios Grandemente
Nuestro pecado y la santidad de Dios
Primeros15
Ejercitando el discernimiento
Pastor Mao
¿Dónde pones la mira?
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple