Pensamientos, ¿qué hacemos con ellos?

Description

Nuestra mente necesita riendas, de lo contrario, querrá andar sola y llevarnos por caminos que no siempre nos convienen.

"Y ahora, amados hermanos, una cosa más para terminar. Concéntrense en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo bello y todo lo admirable. Piensen en cosas excelentes y dignas de alabanza”, Filipenses 4:8

Me resulta difícil escoger versículos favoritos, porque tengo muchos y según las etapas de mi vida, algunos han ido cambiando. Pero Filipenses 4:8 siempre estará entre los primeros porque con mis pensamientos Dios ha tenido que trabajar, ¡y mucho!

Como conté en algún momento, mi tendencia es a ver el vaso medio vacío. A veces dejo que el ladrón de sueños me ataque… 

Este versículo es una exhortación a cambiar el enfoque, a controlar lo único que no podemos dejar fuera de control.

Concéntrense en

Todo lo verdadero. Cada vez que un pensamiento amenace mi fe, mi seguridad en Dios o mi confianza en sus promesas, tengo que pensar ¿es esto algo verdadero? ¿Se corresponde con la verdad de Dios?

Todo lo honorable. Si los dejamos, los pensamientos vuelan y vuelan, y llegan a lugares donde nunca quisimos o imaginamos ir. Si lo que está cruzando mi mente no da honor a Dios, ¡tengo que echarlo fuera!

Todo lo justo. Como ser humano, mi juicio no siempre será justo, pero creo en un Dios justo cuyo Espíritu Santo habita en mí. Él puede llevarme a tener pensamientos justos. Si lo que viene a mi mente es contrario a la justicia de Dios, no puedo darle lugar.

Todo lo puro, lo bello, lo admirable. Eso lo resume todo. No creo que lleve mucha explicación. Que nuestros pensamientos sean en cosas dignas de alabanza. Otro desafío de Pablo.

Nuestra mente necesita riendas, de lo contrario, querrá andar sola y llevarnos por caminos muchas veces confusos, distorsionados, contrarios a todo lo que Dios quiere para nosotros y nos enseña en su Palabra. Pero eso no lo puede hacer nadie más. Nos toca a ti y a mí. Es parte de la libre voluntad que Dios nos dio, escoger en qué vamos a pensar.

Si nos acostumbramos a usar Filipenses 4:8 como medida para ese otro mundo, el de nuestros pensamientos, te garantizo que tendremos ganada gran parte de la batalla.

Para reflexionar: ¿Mis pensamientos se concentran en todo lo que es verdadero, honorable, justo, puro, bello y admirable?

Reto: Te animo a comenzar a usar Filipenses 4:8 esta misma semana, cada vez que los pensamientos empiecen a dar vueltas y tratar de actuar por cuenta propia. 

Vamos a pensar como Dios lo diseñó.

Related
Aprendiendo a montarte en las olas de la vida (Parte 2)
Cathy Scheraldi de Núñez
Segundo toque
Pastor Mao
Renovación interior
Pastor Mao
¿Cómo influye la gratitud en mi bienestar físico, emocional y espiritual?
Cathy Scheraldi de Núñez
Voz de Júbilo (Parte 2): Rompiendo Cadenas
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple