Pastor de todas las naciones

Description

Aunque su reinado está oculto por ahora, Dios ha tenido y sigue teniendo autoridad sobre el mundo.

¡Que te alaben los pueblos, Dios mío! ¡Que todos los pueblos te alaben! ¡Que las naciones se llenen de gozo, porque tú juzgas a los pueblos con equidad y eres el Pastor de todas las naciones! (Salmo 67: 3-4)

Si bien hay momentos de paz, el mundo está lleno de conflictos y confusión. Tal como el Señor Jesús pronosticó acerca de estos últimos días antes de su regreso, cuando se acerque el final de los tiempos se levantará nación contra nación y reino contra reino, "y tanto aumentará la maldad que el amor de muchos se enfriará" (Mateo 24:12). Las buenas noticias casi no existen, las personas se frustran y se enojan y los líderes revelan sus fallas, por lo que podemos sentirnos tentados a preguntar: "¿Quién está a cargo?"

¿Quién está a cargo? El salmista lo sabe y nosotros también. Dios reina sobre todas las personas y sobre cada nación en la tierra. Sufriendo por razones que no comprendía, Job dijo del Dios a quien se mantuvo fiel: "La vida de todo ser está en sus manos; ¡él infunde vida a toda la humanidad!" Job reconoció el poder soberano de Dios: "Por él las naciones prosperan o son destruidas; es él quien las dispersa o las vuelve a reunir” (Job 12:10, 23). Dios reina en sabiduría y majestad sobre el mundo que creó. Líderes y naciones se levantan y caen bajo su autoridad.

Según el profeta Isaías, el Mesías habría de traer el reino de Dios a la tierra, gobernaría con justicia, juzgaría a favor de los pobres y mansos y destruiría a los malvados (ver Isaías 11:4). El Mesías ha venido, nuestro Señor crucificado, resucitado y ascendido, y reina a la diestra de Dios con toda autoridad en el cielo y en la tierra, aunque aún no vemos la plenitud de su reinado. Velamos, oramos y actuamos con compasión, ya que los pobres aún sufren opresión y los creyentes fieles persecución, mientras que los malvados triunfan. No estamos obligados a entender los propósitos del Señor. Los reinos se levantan y caen a su orden. Los conflictos surgen y se resuelven. Los propósitos del Señor en estos eventos están escondidos dentro de Su majestad y no son para que los sepamos. Como Job, estamos llamados simplemente a la fidelidad arrepentida, a confiar en nuestro Señor resucitado y reinante.

Nuestro Dios y Salvador gobierna. Aunque su reinado en el mundo está oculto por ahora, el salmista llama a las naciones, a todos los pueblos, a alabar a Dios. Cuando nuestro Señor regrese en el último día, disfrutaremos de la gloria plena y revelada de su reinado. ¡Las naciones cantarán de alegría y nos regocijaremos con ellas!

ORACIÓN: Poderoso Señor resucitado y reinante, anhelamos el día de tu regreso. Hasta entonces, nos regocijamos en tu sabio y justo gobierno. Amén.

Por: Dra. Carol Geisler


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La promesa de Dios
Jimmy y Aída de Cornejo
Piezas (Parte 3): Mi postura
Chris Richards
La noche que el Padre le dijo NO a Jesús
Itiel Arroyo
El motivo de la fe
Bayless Conley
El Centro De Mi Ser
Su Presencia
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple