Para nuestro bien

Description

Por más malo que sea el plan del diablo contra nosotros, Dios lo cambia y utiliza para un buen propósito.

“Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca”, 1 Pedro 5:10

Habría que conocer la vida de David con todo lo que éste pasó aún después de ser ungido en su juventud como rey, o todo lo que atravesó y sufrió injustamente José  por sus hermanos y la maldad de otros, para poder reconsiderar nuestra posición en medio de las circunstancias difíciles de nuestra vida.

David pasó gran parte de su vida huyendo y viviendo en cuevas tras ser perseguido por el obstinado rey Saúl. José fue vendido como esclavo por sus hermanos y, después, falsamente acusado de violación, por lo que pasó la mayor parte de su juventud en la cárcel. Job perdió todo: salud, familia y posesiones. Pablo fue perseguido, azotado y encarcelado varias veces; y Jesús fue injuriado, traicionado por uno de su círculo íntimo y entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios (Hechos 2:23), su Padre.

Todos los citados, a excepción de Jesús, tenían razones de sobra para estar amargados y desistir de su fe en Dios, más no fue así. Al mirar la vida de estos fieles ¿que podemos decir nosotras en medio de nuestra situación?

El consejo de Pedro es muy atinado al decirnos: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid  firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo”. Y luego dice… “Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca”  (1 Pedro 5:8-10). ¡Aleluya!

La Palabra nos recuerda que “No os ha sobrevenido ninguna tentación (o problema) que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13).

Así es Amada de Dios, los problemas son males de esta vida que por causa de Satanás, el pecado y la maldad, inevitablemente sufriremos. Mas no estamos solas… nuestras hermanas en todo el mundo son víctimas de los mismos padecimientos. Pero el Dios de toda gracia los utiliza para perfeccionar, afirmar, fortalecer y establecer nuestro carácter y nuestra fe -mucho más preciosa que el oro- y mediante la cual luego podemos consolar a otras que pasan por las mismas circunstancias.

Oración: Amado Dios, fortalécenos y no te tardes para que nuestra alma no desfallezca. Gracias porque en todo tiempo tú eres bueno. En el nombre de Jesús, amén. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Si Dios es bueno... ¿por qué permitió que eso me pasara?
Aviva Nuestros Corazones
¿Cómo vencer el desánimo?
Aviva Nuestros Corazones
Aunque el viernes sea oscuro‚Ķ ¡el domingo llegará!
Wendy Bello
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
Ocho razones para el sufrimiento
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple