;

Para difundir la luz en el mundo que le rodea

Description

Los creyentes permitimos que Jesús se mantenga brillando en el mundo, no solo cuando comunicamos la verdad, sino, además, cuando somos un reflejo de Él.

Leer Mateo 5:14-16

Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12); y también le dijo a sus seguidores —que incluye a los cristianos de hoy— “Vosotros sois la luz del mundo” (Mateo 5:14). Ambas declaraciones son ciertas, porque los creyentes actuamos como linternas de Cristo. Aunque no somos la Luz, somos portadores de la Luz.

Las personas que están dando tumbos en las tinieblas del pecado y la desesperación, pueden observar a los creyentes y ver esperanza. Desde nuestro interior brilla la verdad de Jesucristo —el mensaje de la salvación por el perdón de los pecados. Permitimos que Él se mantenga brillando, no solo cuando comunicamos la verdad, sino además cuando somos un reflejo de Cristo. El buen testimonio capta la atención de los demás porque es muy diferente al estilo de vida del mundo y hace que otros deseen conocer a Jesús.

Reflejar a Jesucristo en el mundo es la tarea dada por Dios a los creyentes; por tanto, nuestra llama tiene que mantenerse brillando. Eso significa mantener nuestra relación con Dios, dedicando tiempo a la oración y a la lectura de su Palabra. De lo contrario, tomaremos decisiones imprudentes, nuestro fervor por el Señor comenzará a disminuir y los incrédulos no podrán ver contentamiento o gozo en nosotros. También debemos mantener limpia nuestra linterna, resistiendo la tentación. El pecado ensucia el testimonio del creyente.

Es un grandioso honor reflejar a Jesús en el mundo. No permita que la negligencia o el pecado opaquen su llama. Alguien en su esfera de influencia necesita su “linterna” que le guíe a la verdadera Luz del mundo.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Pedro: una persona común y corriente
Dr. Charles Stanley
Nuestro concepto despreocupado del pecado
Dr. Charles Stanley
Nuestro Salvador resucitado
Dr. Charles Stanley
La libertad espiritual
Dr. Charles Stanley
El cuerpo del discípulo
Dr. David Platt
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple