;

Paquete de beneficios

Description

Ningún beneficio laboral puede compararse con la estabilidad de las promesas que nos regala Dios.

“Bendice alma mía a Jehová, y bendiga todo mi ser su Santo nombre. Bendice alma mía a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”, Salmos 103:1-2

En mi trabajo, a cada empleado nuevo se le ofrece un paquete robusto de beneficios que va desde bonificación, vacaciones y aumentos salariales, hasta diferentes seguros: médico, retiro, accidente, muerte y desempleo por enfermedad. El paquete especifica que cada año, en octubre, tenemos la oportunidad de revisar nuestro portafolio a fin de hacer cambios, reduciendo o aumentando los beneficios adquiridos; además en diciembre recibimos la bonificación y en enero la evaluación laboral con su respectivo aumento salarial. ¡Qué bueno es trabajar para una compañía que ofrece tantos beneficios!

Sin embargo, hace 3 años los beneficios económicos fueron congelados producto de la situación económica que vive el país, muchos fueron despedidos, y la carta y cobertura de seguros cambió significativamente. Ahora pagamos más y recibimos menos.

Pero existe un paquete de beneficios que NUNCA varía. David nos recuerda en el Salmo 103, que nosotras poseemos beneficios superiores al que nos pueda brindar cualquier compañía. En primer lugar son trascendentes. En segundo lugar, nunca disminuyen su cobertura ni se encarece su cuota porque la misma fue saldada hace más de 2000 años en la Cruz del Calvario con carácter eterno ¡Aleluya! Y en tercer lugar, son eternos; siempre estarán a nuestra disposición.

Después de considerar la situación crítica de su vida y la multiforme gracia de Dios, David irrumpe en un cántico que es considerado uno de los más majestuosos de todo el salterio y el antiguo testamento. En él, David enumera 5 bendiciones que no solo superan cualquier otra, sino que son las de mayor beneficio para nuestra alma y nos ayudan a reenfocarnos en aquello que tiene valor eterno:

- Perdón (v.3a)

- Sanidad (v.3b)

- Redención (v.4a)

- Favor (v.4b)

- Satisfacción (v.5)

Vivimos tan absortas y preocupadas por las “añadiduras” temporales, que nos perdemos el deleite de apreciar y disfrutar las riquezas y delicias de las bendiciones de Dios. Te invitamos en este nuevo año a quitar la mirada de tus carencias y fijarla en las abundantes bendiciones que Dios ya te ha dado - empezando por la salud eterna - y las que nos tiene reservada en los cielos. ¿Qué mayores beneficios que esos?

Oración: Amante Dios, gracias por perdonarnos, por sanar nuestra alma del pecado, por comprarnos con tu sangre preciosa, por coronarnos de favores y saciarnos de todo bien. Nuestra alma y todo nuestro ser bendicen tu santo nombre y te ruega nos ayudes a no olvidar ninguno de tus beneficios. Por Cristo Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Un televisor
Violeta Guerra
La mañana de una campeona
Maestras del Bien
Aprendiendo a correr (Parte 2)
Larissa Sosa-VanHorn
Fortalecidos en el Señor
Maestras del Bien
Fe en Dios
Maestras del Bien
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple