;

Palabras proféticas

00:00

Description

Hay una palabra de Dios para cada situación en la vida, la cual debemos encontrar y declarar.

“Enseña al niño a seguir fielmente su camino, y aunque llegue a anciano no se apartará de él.” (Proverbios 22: 6 RVC)

“Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo, y no vuelven allá sin regar antes la tierra y hacerla fecundar y germinar para que dé semilla al que siembra y pan al que come, así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos.” (Isaías 55: 10 – 11 NVI)

“Muy de mañana, cuando volvía a la ciudad, tuvo hambre. Al ver una higuera junto al camino, se acercó a ella, pero no encontró nada más que hojas. —¡Nunca más vuelvas a dar fruto! —le dijo. Y al instante se secó la higuera. Los discípulos se asombraron al ver esto. —¿Cómo es que se secó la higuera tan pronto? —preguntaron ellos. —Les aseguro que, si tienen fe y no dudan —les respondió Jesús—, no solo harán lo que he hecho con la higuera, sino que podrán decirle a este monte: “¡Quítate de ahí y tírate al mar!”, y así se hará. Si ustedes creen, recibirán todo lo que pidan en oración.” (Mateo 21: 18 – 22)

“Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan.” (Salmo 37: 25 RVR1960)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuántas veces cuando era pequeño mi madre me mandaba a comprar pan y leche en la panadería del barrio y, por distraerme, se me olvidaba lo que debía llevar a casa.

1. Debemos tener paciencia con nuestros hijos y no dejar de enseñarles. Como padres no podemos dejar de hablar, de enseñar y de empoderar a nuestros hijos. Recuerden que un día cuando ellos sean mayores lo recordarán y no se apartarán de nuestra enseñanza.

2. Ezequiel les profetizó a huesos secos, pero ¿a quién se le ocurre que un hueso lo va a escuchar? Esto no es normal, todo lo de Dios es salido de lo común y él está buscando alguien que se atreva a creerle, a hablar y hacer lo que está fuera de lo común pero dentro de la voluntad divina.

3. ¿A qué estarías dispuesto a hablarle hoy? ¿Qué o quién tiene que escuchar tu voz profética? Lo que marca la diferencia es que escuchen la palabra de Dios a través de nuestra boca y no una declaración positiva producto de nuestras emociones.

4. La palabra profética no es nuestra confesión positiva, sino lo que el Señor dice. A Ezequiel no le dijeron: háblale positivamente a los huesos; la orden que recibió fue: repíteles mí palabra.

5. Es importante que sepas que hay una palabra para cada situación, no existe circunstancia alguna para la cual no exista una palabra de Dios. Es tiempo de investigar, buscar y estudiar lo que está escrito en la Biblia. Hay una promesa por declarar para cada situación que vivimos.

Related
La fe viene por el oír
Primeros15
Ejercitando el discernimiento
Pastor Mao
ECO: Escucha, Cree y Obedece
Pastor Mao
De repente
Pastor Mao
Activa lo sobrenatural
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple