Palabras de bendición

00:00

Description

La bendición no debe estar limitada a una forma de saludar o de despedirse. Aunque eso está bien, la bendición de Dios va más allá.

“El Señor le ordenó a Moisés: «Diles a Aarón y a sus hijos que impartan la bendición a los israelitas con estas palabras: 'El Señor te bendiga y te guarde; el Señor te mire con agrado y te extienda su amor; el Señor te muestre su favor y te conceda la paz'.” (Números 6: 22 – 26 NVI)

“De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.” (Santiago 3:10 NVI)

“En efecto, el que quiera amar la vida y gozar días felices, refrene su lengua de hablar mal y sus labios de proferir engaño…” (1 Pedro 3: 10 NVI)

“También la lengua es un fuego, un mundo de maldad. Siendo uno de nuestros órganos, contamina todo el cuerpo y, encendida por el infierno, prende a su vez fuego a todo el curso de la vida.” (Santiago 3: 6 NVI)

“Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos, sino que en la ley del Señor se deleita,  y día y  noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera! En cambio, los malvados son como paja arrastrada por el viento. Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos. Porque el Señor cuida el camino de los justos, mas la senda de los malos lleva a la perdición.” (Salmo 1)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en la bendición sacerdotal que encontramos en Números 6: 22 – 26.

1. “Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz.” Escríbela, apréndetela y dísela a tu familia, repítela a tus hijos, permite que se cumpla el otro significado de la palabra bendición que tiene que ver con el bien hablar.

2. Preguntémonos: ¿Qué tipo de palabras le decimos a nuestra pareja, a nuestros hijos, a nuestros padres? ¿Hay palabras de bendición en nuestros labios? Existen personas que han limitado la bendición a un saludo o a una manera de despedirse, cuando dicen: “Dios te bendiga”; aunque eso está bien, la bendición de Dios va más allá.

3. Bendecir tiene que ver con la manera cómo nos hablamos, cómo nos tratamos cuando hablamos a nuestros hijos; la bendición se clava en lo más profundo del alma al igual que la maldición. Así como bendición tiene que ver con bien hablar, maldición se relaciona con mal hablar.

4. Maldecimos cuando nuestras palabras son de ataque, grosería, rechazo, humillación; maldecimos cuando nuestras palabras son golpes, azotes, cuando están llenas de odio, resentimiento y con ellas distorsionamos la imagen de otro; también cuando hablamos mal de los demás los estamos maldiciendo.

5. Mal hablamos cuando en nuestro negocio o en nuestra vida económica comenzamos a quejarnos y a declarar que no alcanza, que no hay, no habrá, que jamás llegaremos; o cuando le dices al otro: “Nunca serás nada ni nadie en esta vida”. Es necesario darle el valor y la dimensión que Jesús le dio a nuestras palabras, renunciemos a las palabras ociosas que salen de nuestra boca pues con ellas inflamamos el ciclo de nuestra existencia y el de los demás.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sumisión mutua
Mark Jeske
La vida
Sixto Porras
Promesas rotas
Sixto Porras
Ambiente emocional
Sixto Porras
Bendición generacional
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple