Pacientemente esperando

Description

En medio de las pruebas, cuando la situación supera nuestras fuerzas, ¿cómo solemos resolverlas?

“Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer”, Juan 6:6

En esta ocasión, Cristo, le hace una pregunta a Felipe, solo para probarle: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? (Juan 6:5) Solamente hombres habían 5 mil, sin contar a las mujeres y a los niños. La contestación que Felipe le dio no fue basada en el conocimiento de quién era Jesús -Dios que tiene poder- sino en la realidad que para él era insuperable: "Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco" (Juan 6:7b).

Por alguna razón, Andrés dice: "Aquí está un muchacho, que tiene cinco panes de cebada y dos pececillos; mas ¿qué es esto para tantos?" (Juan 6:9). Jesús toma estos pocos panes y pececillos y comienza a alimentar a la multitud; al terminar recogieron las sobras que fueron 12 canastas llenas.

En el momento de nuestra prueba, cuando la situación supera nuestras fuerzas y nuestro poder, ¿cómo pensamos resolverlas? Por medio de este milagro aprendemos que Dios no tiene límites, las circunstancias no le sorprenden ni le dejan sin saber qué hacer.

En nuestra debilidad cometemos el error de desesperarnos, de mirar el problema de manera alterada, creyendo que no tiene solución, olvidando que no hay nada creado que sea imposible para nuestro Dios. Nos vemos muy tentadas a pensar por medio de nuestras limitaciones que el poder de Dios es también limitado y esto es lamentable.

Otro error que también podemos cometer es que, al saber que Dios es todo poderoso, damos soluciones y salidas a los problemas sin esperar que Él actúe pero creyendo que estamos actuando por fe, pero sólo estamos actuando antes de tiempo. Esto es producto de nuestra desesperación y falta de fe, y esto también es lamentable. Lo cierto es que nuestro gran Dios obra, resuelve los problemas y nos ayuda a salir victoriosas en Cristo por medio del Espíritu Santo.

Esperemos pacientemente en el Señor en medio de nuestras pruebas. Él escuchará nuestro clamor y nos sacará del pozo de la desesperación (Salmo 40:1-2). Nuestro Dios actuará y nos librará cuando fuere el tiempo indicado.

Oración: Señor amado, cuán difíciles y grandes son muchas veces nuestras pruebas, porque solo las vemos a través de nuestras limitaciones, pero venimos a ti porque sabemos que solo en ti encontraremos solución a ellas. Utiliza estos momentos para que podamos salir fortalecidas en ti, con nuestra fe aumentada y llenas de gozo; aunque no conocemos las soluciones que tendrás, ayúdanos a confiar. Por Cristo te lo pedimos, amén.

Por Rosa Glennys Rodríguez

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Jesús convierte la desesperanza en esperanza sin fin
Pastor Rick Warren
Renovación interior
Pastor Mao
El descanso que tanto anhelamos
Wendy Bello
A Dios le importa nuestro presente
Primeros15
Reconociendo nuestra necesidad
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple