Olimpiadas de la vida

Description

Aunque como hijos de Dios la victoria está asegurada, nuestro testimonio está siendo probado por el mundo que nos observa.

“…hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres”, 1 Corintios 4:9

En agosto del 2012 se celebraron las Olimpiadas de Londres. Recuerdo cómo me gocé con la majestuosidad de su inauguración, las competencias atléticas y las historias personales de los atletas. 

Por espacio de 2 semanas el mundo enfocó su mirada en la transmisión satelital que nos permitió presenciar las diferentes competencias y la participación de cada atleta.

Precisamente Pablo compara nuestra vida con la de un atleta. Ellos luchan por una corona corruptible y nosotras por una incorruptible. Al igual que ellos la mirada del mundo está sobre nosotras. Tal como el atleta, debemos luchar legítimamente para no ser descalificadas, por nuestro testimonio, de la credibilidad del mundo espectador.

El testimonio es el instrumento principal de una Maestra del Bien. Como cartas abiertas luchemos legítimamente para no ser descalificadas por los jueces del mundo en las olimpiadas de la vida, tronchando así nuestra carrera para Cristo.

Oración: Señor, ayúdame a tener pendiente que estoy en la palestra del ojo público y conducirme dignamente de ti. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Para difundir la luz en el mundo que le rodea
Dr. Charles Stanley
Dos requisitos para los que tienen este estatus
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 12)
Wendy Bello
Emigrante e inmigrante
Wendy Bello
Un oído afinado
Violeta Guerra
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple