;

Nuevos tiempos

00:00

Description

Como con Nehemías, Dios quiere usarnos para marcar un nuevo tiempo en nuestras familias, iglesias, ciudades, trabajos y todo lugar a donde vayamos.

Ellos me respondieron: «Los que se libraron del destierro y se quedaron en la provincia están enfrentando una gran calamidad y humillación. La muralla de Jerusalén sigue derribada, con sus puertas consumidas por el fuego». Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo. Le dije: «Señor, Dios del cielo, grande y temible, que cumples el pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos, te suplico que me prestes atención, que fijes tus ojos en este siervo tuyo que día y noche ora en favor de tu pueblo Israel. Confieso que los israelitas, entre los cuales estamos incluidos mi familia y yo, hemos pecado contra ti.”  – Nehemías 1: 3-6 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en aquel juego que nos encantaba cuando niños tradicionalmente llamado “escondidas” o “el escondite”. Por alguna razón el esconderse genera una emoción interesante; sin embargo, hoy no es tiempo para esconderse, es tiempo de dar la cara.

1. Nehemías fue un copero que Dios levantó para hacer una gran obra. No era un hombre común, con él Dios rompió un ciclo y dio inicio a un nuevo tiempo. Es lo mismo que el Señor quiere hacer con nosotros, usarnos para marcar nuevos tiempos en nuestras familias, iglesias, ciudad, trabajos y todo lugar a donde vayamos.

2. La clave para vivir una vida sabia, aprovechando bien el tiempo, es la oración. Orar es el comienzo de todo; la oración ordena nuestros tiempos. Nehemías demoró 4 meses orando y ayunando por algo en especial, fue así como Dios puso en el corazón de este hombre no solo su plan, sino la manera de llevarlo a cabo.

3. El tiempo de oración es la mejor inversión que podemos hacer. Dios actúa a favor de aquellos que usan sabiamente su tiempo.

4. En el mundo espiritual, la gente buscará la manera de distraernos y hacernos perder tiempo. A Nehemías cuatro veces lo mandaron a llamar, pero él siempre respondió lo mismo: “estoy ocupado, ahora no puedo”. Nuestra tarea es esa, no prestarle atención a nadie y que nos encuentren siempre ocupados en aquello que Dios nos ha delegado.

5. El enemigo siempre tendrá una oposición planeada para nuestros sueños, pero no es tiempo de huir ni de esconderse, es tiempo de ser diligentes y darles la cara a todos nuestros problemas. ¡Ánimo! Dios nos respaldará.

Related
Enfrentando el cambio
Sixto Porras
"Matando el tiempo"
Pastor Mao
Sigue soñando
Pastor Mao
Cuando llegue el tiempo
Pastor Mao
Tiempo de fidelidad
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple