Nuestra meta

Description

Al mantener nuestros ojos en el Autor y Consumador de nuestra fe, evitaremos desenfocarnos de Su voluntad.

“Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará”, 1 Crónicas 28:20

Nuestra meta es encontrar “cada día” el rostro de Dios y hacer Su voluntad. Cuando lo encontramos a Él, encontramos Su voluntad y aumentamos Su favor en nuestra vida. ¿No te parece simplemente maravilloso? Pero cuando buscamos a Dios, se iza la bandera de alerta de Satanás e inmediatamente empieza a atacarnos con dudas, temor y preguntas sobre Su fidelidad y nuestra capacidad.

Intimar con Dios tiene sus riesgos; es una experiencia agridulce y por eso muchos lo rechazan. Ciertamente tiene su delicia y su recompensa, pero también tiene su lado amargo porque las huestes del mal nos acosan, tientan y ponen toda clase de tropiezos. Es en estos instantes cuando más nos tenemos que mantener como viendo al Invisible (Hebreos 11:27) y, por el gozo puesto delante de nosotras, tal como hizo Jesús, menospreciar el oprobio (Hebreos 12:2). Al mantener nuestros ojos en el Autor y Consumador de nuestra fe, evitaremos desenfocarnos de la voluntad de Dios y dejarnos intimidar por Satán.

Hebreos 12:2 nos da una estrategia sencilla pero muy efectiva para resistir los ataques contrarios:

- Jamás enfocarnos en el temor y, en contraparte…

- Poner los ojos en Jesús.

El gozo de conocer la bendición del sufrimiento y la recompensa que recibiremos por ello, nos dará las fuerzas necesarias para resistir las tentaciones y los ataques del enemigo, mientras buscamos y hacemos la voluntad de Dios.

Amadas, es una bendición vivir por Jesús y un privilegio sufrir por Él. Anímate y esfuérzate, y manos a la obra; no temas, ni desmayes, porque Jehová Dios, mi Dios, estará contigo; él no te dejará ni te desamparará (1 Crónicas 28:20).

Su promesa es: Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios (Apocalipsis 3:12).

Oración: Padre, gracias por el privilegio de intimar contigo y el honor de vivir para ti. Gracias porque tú me sostienes hasta llegar a la meta. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La vida centrada en la Cruz
Dr. David Platt
La fe para seguir
Dr. Charles Stanley
Crecimiento en la adversidad
Dr. Charles Stanley
Despiértame el ser enseñable
Jonathan Domingo
Sé humilde
Jimmy y Aída de Cornejo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple