;

No tengas miedo (Parte 16)

Description

Todo lo que ayude a profundizar y fortalecer nuestra relación con Dios, incluso los problemas, es bueno ante Sus ojos.

El amor de Dios está en el centro de mi autoestima

¿Le gusta el dolor? Estoy seguro que no. De hecho, una de las filosofías de mi vida es "no al dolor, no al dolor". Pero una de las cosas que he aprendido en la vida es que no todo sufrimiento es malo.

Cuando Dios no está involucrado, o cuando no se aprende nada, el dolor es simplemente desdichado y sin sentido; pero cuando el bisturí está en manos de un cirujano hábil y amoroso, produce grandes bendiciones.

Cuando nos damos cuenta de la fragilidad y la vanidad de la gente pecadora, llegamos a apreciar de nuevo el amor constante de Dios por nosotros. He aquí un saludable pensamiento: permitamos que el amor incondicional de Dios por nosotros sea el fundamento de nuestra autoestima.

Estas son sus maravillosas palabras: “Con amor eterno te he amado; por eso, te prolongué mi misericordia. Volveré a edificarte: serás reedificada” (Jeremías 31:3,4).

Las historias de los altibajos de los creyentes del Antiguo Testamento y las visiones que se les dieron por medio de los profetas como Jeremías, nos ayudan a ver que el propósito principal de Dios para nuestra vida es tener una relación de amor/fe con nosotros. Todo lo que ayude a profundizar y fortalecer esa relación es bueno a los ojos de Dios.

Cuando la Palabra de Dios ha edificado en su corazón la confianza que le da la seguridad de que es amado y apreciado por su Padre y Salvador, todo lo demás fluirá a raudales; Él lo volverá a levantar.

Related
Dios y mi iglesia
Mark Jeske
Dios y mi trabajo
Mark Jeske
"Me gustaría ser rico"
Mark Jeske
Un regalo especial
Mark Jeske
Haga la paz
Mark Jeske
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple