;

No te dejes engañar

Description

Jesús nos exhorta a buscar lo que realmente importa, lo que durará incluso después de la muerte.

(Jesús) También les dijo: «Manténganse atentos y cuídense de toda avaricia, porque la vida del hombre no depende de los muchos bienes que posea». Además, les contó una parábola: «Un hombre rico tenía un terreno que le produjo una buena cosecha. Y este hombre se puso a pensar: ‘¿Qué voy a hacer? ¡No tengo dónde guardar mi cosecha!’ Entonces dijo: ‘¡Ya sé lo que haré! Derribaré mis graneros, construiré otros más grandes, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes. Y me diré a mí mismo: Ya puede descansar mi alma, pues ahora tengo guardados muchos bienes para muchos años. Ahora, pues, ¡a comer, a beber y a disfrutar!’ Pero Dios le dijo: ‘Necio, esta noche vienen a quitarte la vida; ¿y para quién será lo que has guardado?’ Eso le sucede a quien acumula riquezas para sí mismo, pero no es rico para con Dios.» – Lucas 12:15-21

Cuando estás preocupado, ¿cómo te consuelas? ¿En qué confías para asegurarte de que "todo estará bien?"

Jesús trata esta pregunta cuando cuenta la historia del hombre rico que un año tuvo una cosecha increíblemente grande. De hecho, su cosecha era tan grande que tuvo un problema inusual: ¡no tenía suficiente espacio para guardarla! Así que decidió construir graneros más grandes. Entonces sí, pensó, estaría listo para la vida. Y se dijo a sí mismo: “Ya puede descansar mi alma, pues ahora tengo guardados muchos bienes para muchos años. Ahora, pues, ¡a comer, a beber y a disfrutar!"

Suena bastante bien, ¿no es cierto? Con tanta riqueza, el hombre podía dejar de trabajar y hacer lo que quisiera. No tenía que preocuparse más por el clima, la hambruna, los precios del mercado ni nada más. Al menos, eso es lo que pensó… hasta que Dios le dijo algo que él no sabía. “Esta noche vienen a quitarte la vida; ¿y para quién será lo que has guardado?” Ante la muerte, las riquezas no valen nada.

Jesús nos exhorta a buscar lo que realmente importa, lo que durará incluso después de la muerte. Todos sabemos que los ricos también mueren, y que su dinero no los salva. También sabemos que ningún rey o presidente puede ordenar que se detenga un ataque al corazón, o que una enfermedad se cure. Incluso cosas como la familia, la educación, o el éxito pueden ser eliminados en un abrir y cerrar de ojos. Entonces, ¿qué es lo que dura para siempre, incluso después de la muerte? ¿Qué nos va a dar consuelo y fuerza al final de nuestros días?

Solo una cosa: Jesucristo nuestro Señor. Solo él puede salvarnos. Aun cuando perdamos todo lo que tenemos: dinero, casa, familia, salud, trabajo, fuerza o la vida misma, él siempre está. Cuando nuestras manos se abren en la muerte y no podemos aferrarnos a nada, Jesús está allí para sostenernos. Él es nuestra riqueza, nuestra seguridad, nuestra única garantía de que todo va a estar bien. Confiemos en Jesús, nuestro Salvador, que nos ha hecho hijos de Dios y nos ha prometido la vida eterna. En sus manos no debemos tener miedo. Él siempre está con nosotros y nunca nos dejará caer.

ORACIÓN: Querido Señor, cuando tengo miedo y siento que estoy perdiendo todo, ayúdame a aferrarme a ti. Nunca me dejes ir. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Cómo pueden las posesiones materiales interponerse en el camino verdadero?

2. ¿Qué podemos hacer para mantenernos atentos a los tesoros que solo Dios puede dar?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Éxito y dinero
Dr. Charles Stanley
¿Cómo maneja su dinero?
Dr. Andrés Panasiuk
Aprendiendo a compartir (Parte 2)
Dr. Andrés Panasiuk
Diezmar
Bayless Conley
Viendo el mundo (Parte 2): El dinero
VidaIn
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple