¡No pierdas de vista la cruz!

Description

¿Te enfocas mucho en tus debilidades y prestas más atención de la debida al pecado remanente en tu vida?

¡No pierdas de vista la cruz!

Tengo la tendencia a enfocarme mucho en mis debilidades, a prestar más atención de la debida al pecado que permanece en mi vida y a hundirme en la culpa. No estoy hablando del buen y necesario hábito de examinar nuestro engañoso corazón como nos dice el Salmo 139:23-24, ni de reconocer que todavía caemos en pecado o de sentir dolor por el pecado cometido. De lo que hablo es de quedarme rumiando lo que ya Dios ha perdonado y olvidado, lo que me roba gozo y me hace perder la fe.

He podido ver esta tendencia en mí y he pedido perdón por darle tanto poder a mi pecado, por perder de vista el Evangelio, por perder de vista la cruz donde mi pecado ya fue PERDONADO y mi redención ¡pagada para siempre!

No permanecemos en nuestros delitos y pecados, sino que, lavadas en Su sangre, tenemos paz para con Dios.

El Señor nos invita a despojarnos del peso del pecado que nos asedia y correr esta carrera hacia el premio del supremo llamamiento en Cristo, a vivir en la libertad de los hijos de Dios, bajo las alas de la gracia, del amor y la inmerecida salvación que se nos ha sido entregada por la fe en Él y Su obra.

Él es poderoso para salvar "perpetuamente" a los suyos.  Así que la próxima vez que tu pecado te acuse y señale, recuérdale cuál es su lugar luego de que ha sido confesado y te has arrepentido: ¡el fondo del mar!

Una mujer verdadera sabe que peca, pero también sabe que ha sido amada, perdonada y redimida por un Altísimo Dios que no se acuerda de sus transgresiones. Este Dios la ve ya vestida como una novia lista para su esposo, blanca, pura y sin arrugas "a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada” (Efesios 5:27).

"Por consiguiente, no hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:1-2).

Y si eres como yo, recuérdale a tu duro corazón y a tu mente rebelde lo que dicen los siguientes pasajes:

Colosenses 2:14

"habiendo cancelado el documento de deuda que consistía en decretos contra nosotros y que nos era adverso, y lo ha quitado de en medio, clavándolo en la cruz".

Salmos 139:23-24

“Escudríñame, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis inquietudes. Y ve si hay en mí camino malo, y guíame en el camino eterno”.

Hebreos 7:25

“[…] Por lo cual Él también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de Él se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por ellos”.

 

Por Sydel Pérez de Dorrejo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
¿Cómo responderás?
Aviva Nuestros Corazones
7 Maneras en que la crucifixión de Jesús te impacta hoy
Nancy DeMoss Wolgemuth
¡No demores la bendición!
Wendy Bello
¡Menos mal que Dios no es como yo...! (Parte 1)
Wendy Bello
{Casi} Todo Cambia
Edurne Mencía
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple