;

No, no puedes con todo

Description

Cuando dejamos el orgullo y el miedo, permitimos que Dios nos ayude a caminar sobre aquello que antes nos hundía.

A medida que continuamos aprendiendo sobre la ley de la siembra y la cosecha, hay que recordar que no podemos tratar de crear un futuro y obtener respuestas para nuestros problemas con sólo nuestro esfuerzo humano. Así que todos necesitamos saber que la ayuda divina de Dios está disponible para nosotros y que proporciona soluciones y respuestas más rápido que nuestra capacidad.

¿No es mejor opción acudir a las ideas de Dios que a las nuestras que se ven limitadas por emociones humanas negativas?

Jesús caminando sobre el agua es un ejemplo. Les dijo a sus discípulos que cruzaran al otro lado y aunque trataron de hacerlo con su propio esfuerzo, no lo lograron. Pero Jesús tenía un enfoque diferente, él oró primero y luego se fue al otro lado para caminar sobre el agua, porque la oración le dio la experiencia de la asistencia divina. Cuando dejamos el orgullo y el miedo, permitimos que Dios nos ayude a caminar sobre aquello que antes nos hundía.

Lee la historia en Mateo 14:22-32:

"En seguida Jesús hizo que los discípulos subieran a la barca y se le adelantaran al otro lado mientras él despedía a la multitud. Después de despedir a la gente, subió a la montaña para orar a solas. Al anochecer, estaba allí él solo, y la barca ya estaba bastante lejos[a] de la tierra, zarandeada por las olas, porque el viento le era contrario.

En la madrugada, Jesús se acercó a ellos caminando sobre el lago. Cuando los discípulos lo vieron caminando sobre el agua, quedaron aterrados.

-¡Es un fantasma! -gritaron de miedo.
Pero Jesús les dijo en seguida:
-¡Cálmense! Soy yo. No tengan miedo.
-Señor, si eres tú -respondió Pedro-, mándame que vaya a ti sobre el agua.
-Ven -dijo Jesús.

Pedro bajó de la barca y caminó sobre el agua en dirección a Jesús. 30 Pero, al sentir el viento fuerte, tuvo miedo y comenzó a hundirse. Entonces gritó:
-¡Señor, sálvame!
En seguida Jesús le tendió la mano y, sujetándolo, lo reprendió:
-¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?
Cuando subieron a la barca, se calmó el viento." 

No mires las circunstancias, enfócate en la soberanía y poder de Dios para ti. Él solo nos da lo mejor.

 

Related
Clave #2 para la oración eficaz – estar conectado
Bayless Conley
Una fe grande
Bayless Conley
"No vuelvas a la aldea"
Pastor Mao
Más claro y más lejos
Pastor Mao
Enfócate en lo que importa (Parte 5)
Randy Morrison
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple