"No", la palabra favorita de mi hijo

Description

¿Qué pueden hacer los padres cuando esta es la respuesta favorita de sus hijos?

Los niños pequeños dicen “no” porque pueden. “Acaban de descubrir que tienen voluntad y quieren ejercerla”, explica Susanne Denham, profesora de psicología del desarrollo en George Mason University y autora de Emotional Development in Young Children (Desarrollo emocional infantil).

Pero mientras esperas que pase esta época difícil, quizá quieras probar algunas estrategias para lidiar con la eterna resistencia de tu niñito:

Ofrecer elecciones. Ofrecer una elección limitada es la mejor manera de evitar tener conflictos con tu niño pequeño. “¿Quieres ponerte los zapatos blancos o los rojos?” “¿Quieres jugo o leche?” “Muy bien, ¡es hora de escoger! ¿Quieres guardar tus bloques o tus animales de peluche?”

A esta edad, dos elecciones son suficientes y esta técnica se puede usar para todo, desde vestirse hasta resolver disputas con otros nenes: “¿Quieres jugar sin pelearte con Eliana, o prefieres jugar tú sola?”

Contar funciona a veces con niños pequeños indecisos: “Voy a contar hasta diez y luego tú puedes elegir, o bien yo elegiré por ti”. Tu hijo seguramente tomará la decisión una vez comience la cuenta atrás (guarda esta técnica como último recurso porque pierde efecto si la usas con demasiada frecuencia).

Ofrece la apariencia de dar opciones. Para que esto funcione, tienes que tener presente dos hechos importantes: Tú sabes más que tu hijo pequeño y prácticamente puedes convertir todo en una elección.

Dile: “¿Quieres bajarte del auto ahora o jugar durante dos minutos y luego bajarte del auto?” En cualquier caso, tiene que bajarse del auto. O bien di: “¿Quieres ponerte el suéter del revés o al derecho?” Como ambos saben que no se pondrá el suéter al revés, lo que estás haciendo es romper la tensión (y, si te sigue la corriente, déjale que se lo ponga al revés). De cualquier modo, él piensa que le has dado una elección.

Muestra a tu hijo pequeño otras maneras de responder. Uno de los motivos por los que los niños pequeños dicen “no” tantas veces es porque no saben muchas palabras.

Ayuda a tu hijo pequeño a expandir su vocabulario convirtiendo el “no” en un juego: “¿Cuál es el opuesto de ‘no’?” (Eso es fácil). “¿Qué palabra está entre ‘no’ y ‘sí’?” (quizá, a lo mejor, posiblemente). “¿Cual es una manera más agradable de decir ‘no’?” (“No, gracias”. Si tu hijo habla bien, procura que diga: “No, muchas gracias, no puedo”).

Puedes hacer que un “no” sea una respuesta menos automática (e incluso a veces conseguir un “sí”) si preparas la situación de antemano, con una pregunta inocente: “¿Qué haría un pájaro si le dijeras: ‘Sr. Pájaro, ¿le gustaría comer un gusano?” Cuando tu hijo pequeño diga “¡Sí!” sigue con un: “¿Y qué dirías tú si te preguntara si quieres un trozo de tomate?” Con suerte, para este momento, tu hijo pequeño estará riendo demasiado como para rechazar el tomate. 

Dí “no” con cuentagotas. Tu hijo puede estar diciendo una retahíla de “nos” porque constantemente escucha cómo tú le dices esa misma palabra. Si ése es el caso, procura utilizar menos esa palabra y usar alternativas al “no” cuando te sea posible.

Una táctica es reemplazar la palabra con otra frase más específica para la situación de ese momento, como “es peligroso jugar en las escaleras. Juguemos con los bloques aquí en el piso”, o “Usa tu voz suavecita para hablar dentro de la casa por favor”.

Mantente firme. A pesar de tus esfuerzos para evitar un conflicto, habrá veces en que tendrás dificultades con tu hijo pequeño. Si se detiene en mitad de la carretera y se niega a caminar, por ejemplo, sácalo de ahí y hazlo rápido. Pero la seguridad de tu hijo no es lo único que ha de motivarte a mantenerte firme. “Un niño pequeño tiene una voluntad pero no puede estar siempre ejerciéndola”, dice la psicóloga del desarrollo Denham. “Es demasiado confuso para él tener siempre la última palabra”.

Es perfectamente apropiado decir a veces “ahora no puedes elegir. Sé que no te gusta y lo siento, pero así tiene que ser”. Puedes incluso decir: “Lo has de hacer así porque lo digo yo, que soy tu mamá”. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Es tu familia
Juan Vereecken
"Ya No Aguanto a mi Familia"
Andrés Spyker
Encamine a sus hijos
Dr. Jorge H. López
¡Cuánto nos cuesta!
Guillermo y Milagros Aguayo
¿Cuánto cuesta la crianza de los hijos?
Salvemos a la Familia
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple