;

No es casualidad

00:00

Description

Aquellos que viven en lo sobrenatural no pasan inadvertidos entre las otras personas o en los lugares a donde van, porque Dios los pone allí con un propósito.

“Dichoso el que tiene en ti su fortaleza, que solo piensa en recorrer tus sendas. Cuando pasa por el valle de las Lágrimas lo convierte en región de manantiales; también las lluvias tempranas cubren de bendiciones el valle. Según avanzan los peregrinos, cobran más fuerzas, y en Sión se presentan ante el Dios de dioses.” (Salmo 84: 5 - 7 NVI)

“La mano del Señor vino sobre mí, y su Espíritu me llevó y me colocó en medio de un valle que estaba lleno de huesos. Me hizo pasearme entre ellos, y pude observar que había muchísimos huesos en el valle, huesos que estaban completamente secos. Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?» Y yo le contesté: «Señor omnipotente, tú lo sabes».” (Ezequiel 37: 1 – 3 NVI)

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

… en lo que sucede, no en nosotros, sino en los lugares por los cuales Dios nos permite pasar.

1. Dios siempre nos va a ubicar en diferentes lugares con un propósito. Lo importante es que tengamos en cuenta que no estamos en ningún lugar por casualidad. Si estamos allí es porque Dios quiere traer cambios, mejoras a través de nosotros y que esos lugares sean transformados a nuestro paso.

2. No puede ser que pasemos por un trabajo o cualquier lugar y que no suceda nada, que pasemos inadvertidos. Los hombres y mujeres que vivimos con la consciencia de lo sobrenatural no podemos pasar inadvertidos, porque hay tanto de Dios en cada uno que los lugares y las situaciones no son iguales después de que pasemos por allí.

3. Vemos a Ezequiel usando lo que Dios le dio, la capacidad de observación para no pasar por alto detalles, sino que observa con calma. Muchas veces pasamos las situaciones por alto y no nos damos cuenta que están sucediendo cosas en la casa, en el trabajo, en el lugar donde normalmente nos movemos.

4. ¿Si hubieras sido Ezequiel y te hubieran llevado a ese valle que hubieras pensado? Quizás te hubiera dado miedo y hubieras pensado: “aquí no hay nada que hacer”. ¿Qué habría sucedido?

5. Cuando el Señor se dirige a Ezequiel como hijo de hombre, lo estaba ubicando en su lugar y en su posición humana, pero a la vez poniéndolo en una situación donde, aunque aparentemente no pudiera hacer nada para que eso cambiara, le iba a enseñar que si. Estaba buscando una respuesta y encontró la correcta, porque Ezequiel respondió: «Señor omnipotente, tú lo sabes».

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
El llamado a la santidad
Dr. Charles Stanley
Así lo veo yo (Parte 4): Extraordinario
Juan Vereecken
Luz en la oscuridad
Primeros15
Digno de imitar
Pastor Mao
Pérdida del sabor
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple