No desperdicies tu dolor

Description

No puedes cambiar tu pasado, pero con la ayuda de Dios puedes usar tus experiencias para ayudar a otros.

“Dios nos consuela en todos nuestros sufrimientos para que también nosotros podamos consolar a quienes sufren, dándoles el mismo consuelo que recibimos de él. Así como compartimos los enormes sufrimientos de Cristo, podemos compartir con otros el consuelo que él nos da”, 2 Corintios 1:4-5 (PDT). 

Tu mayor ministerio saldrá de tu dolor — no por tus fortalezas o tu talento, sino por las experiencias dolorosas de tu vida. Son tus debilidades y no tus fortalezas las que ayudan a otras personas en sus necesidades. 

Un gran ejemplo de esto es el apóstol Pablo. En 2 Corintios 1, Pablo dice que en un momento de su vida estaba tan desanimado que estaba listo para tirar la toalla. Estaba desesperado de la vida misma. Estaba dispuesto a renunciar a la vida. Estaba preparado para meterse en un rincón y morir. Y Pablo era probablemente el cristiano más grande que jamás haya existido ¡excepto por Jesús! 

Pero Pablo fue capaz de decir esto en 2 Corintios 1:2-5, “Que la paz y las bendiciones de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo estén con ustedes. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios que siempre nos da consuelo. Dios nos consuela en todos nuestros sufrimientos para que también nosotros podamos consolar a quienes sufren, dándoles el mismo consuelo que recibimos de él. Así como compartimos los enormes sufrimientos de Cristo, podemos compartir con otros el consuelo que él nos da”. 

¿Quién puede ser más comprensivo que alguien que ya ha pasado por lo que otra persona está pasando? ¿Quién puede ayudar mejor a los padres de un niño con necesidades especiales, que un padre que crio a un niño con necesidades especiales? ¿Quién puede ayudar mejor a alguien a través de una bancarrota que alguien que ha pasado por esto antes? ¿Quién puede ayudar mejor a alguien que experimenta la angustia de un divorcio, que alguien que recuerda cómo se sintió? ¿Quién puede ayudar mejor a alguien que ha sido abusada o abusado, que alguien que ha sido abusada o abusado? 

No desperdicies tu dolor. Si lo escondes y lo retienes, no te hace ningún bien. Pero si eres honesto con Dios, contigo mismo y con otras personas, Dios puede usar lo que odias más en tu vida, de lo que estás más decepcionado y de lo que hubieras deseado que nunca hubiera sucedido. Dios dice, "No puedes cambiar lo que te pasó. Pero Yo puedo usarlo para tu beneficio y para Mis propósitos. Cuando estás dispuesto a compartir tus fallas, yo puedo usarlo para ayudar a otras personas". 

Reflexiona sobre esto: 

  • ¿Cuál es la experiencia dolorosa en tu vida que quieres que Dios use para bien en la vida de alguien más?
  • ¿A quién necesitas perdonar para que puedas salir de tu dolor y lo liberes para que Dios use esa situación en el ministerio?
  • ¿Con quién piensas que puedes compartir tus experiencias para que ellos puedan recibir el consuelo de Dios?

 

Para más recursos en español de Esperanza Diaria, haz clic aquí. 

Este devocional ©2016 por Rick Warren. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.

 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sólo Dios puede proveer
Pastor Rick Warren
Aquel que nos alienta
Dr. Charles Stanley
De situaciones y decisiones
Wendy Bello
Propuestas Decentes: Adelante
Dr. Carlos Barbieri
Si acaso se me olvida (Parte 3): El amor de Dios
Guillermo y Milagros Aguayo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple