No culpable

Description

Hay tres causas principales por las que muchas personas, a pesar de haberse arrepentido de corazón, siguen batallando con la culpabilidad.

El nuevo pacto provee una limpieza para una conciencia culpable. Al hablar sobre el viejo pacto, lea Hebreos 9:9:

"Esto nos ilustra hoy día que las ofrendas y los sacrificios que allí se ofrecen no tienen poder alguno para perfeccionar la conciencia de los que celebran ese culto."

Después, en Hebreos 9:14 sobre el nuevo pacto:

"Si esto es así, ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien por medio del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que conducen a la muerte, a fin de que sirvamos al Dios viviente!"

En el momento de su conversión, no solamente su pecado fue quitado, sino que la carga de la culpa fue levantada. La conciencia fue purificada.

Inclusive si usted como creyente peca, déle gracias a Dios por 1 Juan 1:9: Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (RVR1995).

Si usted está batallando con una conciencia culpable después de que se ha arrepentido de corazón por su pecado y se lo ha confesado a Dios, entonces una de estas tres cosas puede estar sucediendo:

1. El diablo le está acusando. El diablo es el acusador de los hermanos. El diablo correrá a la ventana de su cocina y le mostrará unos carteles grandes que dirán: “¿Te acuerdas cuando hiciste esto? ¿Recuerdas cuando hiciste aquello?” No le haga caso al diablo.

2. Usted no se ha perdonado a sí mismo. Usted ha sido perdonado por Dios, pero usted no se ha perdonado a sí mismo. Si el Dios Todopoderoso ya le ha perdonado, usted necesita perdonarse a sí mismo.

3. Puede ser que usted necesite hacer más restitución. Eso es algo en lo que necesitará trabajar entre usted y Dios. En ocasiones, cuando usted ha herido a terceros como consecuencia de su actividad pecaminosa, su conciencia le incomodará hasta que no haya reparado el daño con esa persona.

Bajo el nuevo pacto, hay una purificación de una conciencia culpable. Y esto se traduce en una almohada bastante suave para dormir por las noches.

Related
Cuando Dios va en contra de su voluntad
John Piper
La oración de entrega
Bayless Conley
Nuestra justicia en Jesucristo
Primeros15
Acércate sin temor
Pastor Mao
Un arma espiritual
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple