;

No abandones tu puesto

00:00

Description

La mansedumbre nos ayuda a mantener nuestra posición física y espiritual al enfrentar un momento de presión.

“Si tu jefe se enoja contigo, ¡no renuncies a tu puesto! Un espíritu sereno puede superar grandes errores.” – Eclesiastés 10:4 NTV

“No abandones tu trabajo sólo porque tu jefe se enfada contigo. Si permaneces calmado puedes corregir los más grandes errores. – “Eclesiastés 10:4 PDT

“La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego.” – Proverbios 15: 1 NVI

Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

Esta mañana me levanté pensando...

…en lo que hace muchos años me enseñó un mentor: “cuando metas tu cabeza, encárgate de sacarla al otro lado, aunque sea llena de golpes. Jamás te regreses ni te detengas sin que hayas cruzado”.

1. La mansedumbre es el remedio para las grandes ofensas. Cuando alguien dice cosas desagradables en contra de nosotros, nos gritan y recibimos insultos, dice la palabra de Dios: “no abandones tu puesto”, y se refiere a nuestra posición física y espiritual al enfrentar un momento de presión.

2. Nacer de nuevo implica vivir nuestra vida desde una plataforma espiritual más allá de la situación que podamos estar atravesando; necesitamos comprender que la fuerza de la mansedumbre nos permite reaccionar de manera diferente a como lo hace el común de la gente.

3. Para salir en victoria al otro lado de la dificultad, Dios nos enseña a vivir una vida bajo control. Es importante que podamos comprender que ser manso nos traerá muchas bendiciones, las cuales aún no alcanzamos a dimensionar.

4. Cuando el enojo quiere tocar las puertas de nuestro corazón, recordemos lo que dice en el libro de Mateo: Los mansos heredaran la tierra. Es la mansedumbre lo que paraliza todo mala actitud.

5. El mejor ejemplo de mansedumbre es Cristo; toda su vida vivió momentos puntuales en los que a través de su carácter mostró mansedumbre.

Related
Bienaventurados los mansos
Maestras del Bien
Cómo convertirse en alguien paciente
Dr. Charles Stanley
Viene de adentro (Parte 5): Matando a la bestia
Juan Vereecken
Sabiduría al Hablar
Ama a Dios Grandemente
Espíritu de división
Andrés Corson
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple