Nacido en un establo

Description

La humildad del nacimiento de Jesús, no es casual, envía un mensaje poderoso sobre lo que vino a hacer.

 Esta mañana fui a visitar a una nueva mamá en el pabellón de mujeres de un hospital local. ¡Es todo un palacio para un nacimiento! Un entorno cómodo y agradable, música suave, luces tenues, enfermeras, obstetras experimentados y atentos, elementos deslumbrantes de tecnología disponibles para cada necesidad. Había incluso gorros de lana hechos a mano y botines para cada nuevo bebé. ¿Ya mencioné la excelente comida?

Cuando el Hijo de Dios decidió convertirse en el Hijo del hombre, no llegó al planeta tierra en un pabellón de mujeres, aterrizó en un granero, un lugar para animales, no para personas. La pareja que lo esperaba aparentemente fue tomada por sorpresa. No tenían zapatitos para bebé ni cobija; parece que José tuvo que romper su camisa para su primera canastilla.

“Aconteció que estando ellos allí se le cumplieron los días de su alumbramiento. Y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” (Lucas 2:6,7).

La humildad del nacimiento de Jesús, escogida por su Padre, no es casual, envía un mensaje poderoso sobre lo que vino a hacer; Él vino a experimentar toda nuestra humanidad, vino a sufrir por nosotros y con nosotros. Nació en un establo para que podamos vivir por siempre en su mansión.

Want more life-changing content?

You’re on your 9th discipleship resource of your 10 piece limit. To access more content and keep engaging all month long, create a free account today!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Nada imposible
Maestras del Bien
El bautismo: Nuestra identificación con Cristo
Dr. Charles Stanley
La oración a la manera de Dios
Dr. Charles Stanley
Su entrenador profesional
Bayless Conley
Cristianismo de consumo
Alex Sampedro
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple