;

Mujer virtuosa – Principios para el trabajo

Description

Ya sea que trabajes fuera o dentro del hogar, hay ciertos principios que te van a ayudar a alcanzar tus metas sin descuidar tus prioridades.

Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos… Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche… Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.” –Proverbios 31: 16, 18, 24

Hoy vemos a esta mujer virtuosa en otra faceta más: como mujer que trabaja fuera de su hogar. En este siglo XXI muchas de nosotras trabajamos no solamente dentro, sino también fuera de nuestro hogar. Algunas somos el sostén de nuestra casa, otras complementamos nuestro sueldo con el de nuestro esposo.

En el caso de esta mujer en particular de Proverbios 31, ella es esposa y madre y trabaja desde su hogar haciendo telas. La enseñanza de hoy no es que todas las mujeres deban trabajar fuera de su hogar. Cada una debe evaluar su situación. La enseñanza es que las mujeres que trabajan fuera del hogar deben aplicar algunos principios básicos y sabios.

Incluso aquellas que no trabajan fuera del hogar pueden encontrar principios de esta mujer virtuosa que les sirvan para su vida diaria:

1. Evaluación

Considera la heredad, y la compra, y planta viña del fruto de sus manos.

Sabiduría en acción. Esta mujer virtuosa no se lanza a la aventura de una vez, sino que piensa, considera y evalúa las cosas antes de meterse en algún negocio.

¿Nunca te ha pasado que has tenido ganas de hacer algo, vender algo, trabajar en algo y la realidad ha superado con mucho la idea que tenías? A veces nos metemos en cosas sin pensarlo mucho y, sobre todo, sin orar por ello y sin buscar la guía de Dios, y no sale como nos lo hemos imaginado. ¡Cuántos disgustos nos ahorraríamos si evaluáramos los costos y planificáramos bien antes de actuar!

Una mujer virtuosa es precavida y toma el tiempo necesario para examinar su propia capacidad y si debe invertir tiempo y dinero en algo que pueda ser productivo. Es una mujer que busca la dirección de Dios en todo el proceso y que se propone con empeño que aquello que emprenda sea productivo y fructífero.

2. Laboriosidad

Ve que van bien sus negocios; su lámpara no se apaga de noche.

Una mujer virtuosa es una mujer que está pendiente de las cosas, que sabe que el trabajo requiere de esfuerzo y que no deja las cosas a medias. Es una mujer que ocupa su tiempo de manera sabia, que no pierde horas de su ocupado día en banalidades.

Sacrifica incluso tiempo de sueño cuando es necesario para asegurarse de que esos negocios sigan yendo bien. De esa manera se asegura también de que ese trabajo extra que debe de hacer no le quita tiempo durante el día a sus prioridades.

“Cada una de nosotras tiene 24 horas para vivir cada día. Necesitamos buscar en oración la sabiduría de Dios y confiar en Su voluntad para nuestra vida a la hora de planificar lo que vamos a hacer con el tiempo que tenemos” – Elizabeth George, Woman of Virtue

3. Ética laboral

Hace telas, y vende, y da cintas al mercader.

Esta mujer virtuosa usa su tiempo y su capacidad para beneficiar a su familia. Ella sabe qué es lo que sabe y lo que puede hacer, y lo hace a cabalidad.

Una mujer virtuosa, trabaje dentro o fuera del hogar, tiene la ética laboral suficiente para hacer cualquier trabajo con excelencia, sea cuadrar las cuentas de una empresa internacional o fregar los platos.

Lo que vayas a hacer, hazlo bien. Y si no, es mejor que no lo hagas.

Esta es una mujer que tiene clara cuál es su motivación principal: “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;” –Colosenses 3:23

Cuando nuestra motivación para nuestro trabajo dentro y fuera del hogar es hacerlo como para el Señor, para honrar a Dios y no a nosotras mismas o a otras personas, nos esforzamos por hacerlo bien. Eso es lo que nos da la base para tener una ética laboral fuerte.

Sea cual sea tu situación, sea que trabajes dentro y fuera del hogar o solo dentro, tengamos siempre en cuenta nuestras prioridades como mujeres piadosas: Dios, nuestra familia y, después, todo lo demás.

Lo más importante siempre es considerar cuál es la voluntad y el tiempo de Dios para nosotras en cada situación.

Para pensar: ¿De qué manera estás trabajando fuera o dentro del hogar? ¿Estás priorizando el trabajo sobre Dios o sobre tu familia? ¿Estás aprovechando bien el tiempo? Si hay algún cambio que debas hacer a la hora de pensar en el trabajo, hoy es un buen momento para hacerlo. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Cuando "se suponía" no sucede
Wendy Bello
El refrigerador, la oveja y la vida abundante
Wendy Bello
Cinco formas de hablar que destruyen una familia
Edurne Mencía
Desenmascarando al necio
Pastor Mao
Alineados
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple