Mirando hacia arriba

Description

¿Hacia dónde miras en busca de ayuda en los momentos de necesidad o prueba?

Elevo mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro?  Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra. – Salmo 121:1-2

Podemos imaginar al salmista sentado solo, mirando a lo lejos a las colinas que bordean el horizonte. Perdido en sus pensamientos, se pregunta: “¿De dónde vendrá mi socorro?”

Quizá algunas veces también te quedes mirado a lo lejos sin ver realmente lo que está frente a ti, y te haga la misma pregunta. “Cuando esté en problemas o preocupado, enfermo o temeroso, ¿quién me va a ayudar?” Dios ha puesto a nuestra disposición muchas personas que nos pueden ayudar: amigos, familiares, pastores, maestros y, si fuera necesario, socorristas, consejeros o profesionales médicos capacitados. Todas estas personas pueden ser de ayuda para nosotros, y es bueno recurrir a ellas, dependiendo de las circunstancias en las que nos encontremos. Pero el salmista reflexiona en otro tipo de ayuda, una ayuda que no se acabe nunca y que esté siempre a nuestro alcance.

Este salmo es uno de los "cantos de ascensión" cantados por los peregrinos judíos mientras literalmente "subían" a Jerusalén, una ciudad situada en las colinas del sur de Israel. Quizás mirando a las colinas alrededor de Jerusalén, el salmista, inspirado por el Espíritu de Dios, encuentra la respuesta a su pregunta: "Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra". Dios siempre está presente en su vida. El Dios que lo sostiene nunca duerme. Dondequiera que vaya, de día o de noche, Dios va con él. Su vida está segura en las manos de Dios, ahora y para siempre.

La respuesta dada a la pregunta del salmista también es para nosotros. A veces podemos sentirnos perdidos y solos, sin saber a dónde acudir. Nos preguntamos: "¿Quién me va a ayudar?". Más allá de nuestras preocupaciones, miedos y preguntas, la respuesta sigue siendo la misma: "Mi socorro viene del Señor, creador del cielo y de la tierra". Así como el salmista miró a lo lejos, tú y yo miramos hacia atrás en el tiempo a través de las páginas de las Sagradas Escrituras y elevamos los ojos a las colinas, o más bien a una colina fuera de Jerusalén, un lugar llamado Gólgota. El profeta Isaías dijo que en esa colina "Dios el Señor destruirá a la muerte para siempre, enjugará de todos los rostros toda lágrima, y borrará de toda la tierra la afrenta de su pueblo." (Ver Isaías 25: 8.)

Y mientras nos preguntamos miramos, en fe, a esa colina distante en la que Jesús murió. En esa colina, y en una tumba vacía, encontramos la respuesta segura a la pregunta: "¿De dónde viene mi ayuda?" A través de la muerte y resurrección de Jesús, la muerte y el pecado fueron vencidos para siempre. Por la gracia de Dios, a través de la fe en Jesús, tenemos perdón por nuestros pecados y la promesa de la vida eterna. ¿De dónde viene nuestra ayuda? ¡Nuestra ayuda viene del Señor! Día y noche, al ir o al regresar, donde sea que vayamos, en cualquier circunstancia en que nos encontremos, nuestro Señor y Salvador nos mantendrá seguros bajo su cuidado, "desde ahora y hasta siempre" (Salmo 121: 8b).

ORACIÓN: Señor Jesús, cuando me pregunte quién me va a ayudar, cuando me sienta perdido y solo, recuérdame a través de tu Palabra que tu ayuda siempre está presente. Amén.

Preguntas de reflexión:

1. ¿Cómo te acercas a Dios para pedirle ayuda?

2. ¿Buscan los demás ayuda en ti? Si es así, ¿a qué crees que se deba?

Por: Dra. Carol Geisler.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Jesús amó a Lázaro aunque lo dejó morir
Itiel Arroyo
El seminario del sufrimiento
John Piper
Constructor y protector
Bayless Conley
Lágrimas fuera de tiempo
Pastor Mao
Ciudad permanente
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple