Miopía espiritual

Description

¿Cómo está tu visión en cuanto a lo que percibes como victoria?

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó”, Romanos 8:35-37

La miopía o visión corta es una distorsión o problema óptico que presenta el ojo para ver objetos que están lejos. Este es el mismo problema que presenta la definición que el mundo pseudo-cristiano tiene de la victoria. Victoria “no es” ganar un pleito, quitarle el novio o marido a otra, tener una casa grande, carro nuevo, ser profesional, estar casada, tener “hijos buenos”, ni aun tener una iglesia grande.

Con lo noble y necesario que es lograr “algunas” de estas cosas en esta vida, todos estos conceptos son miopes y distorsionados. 

La victoria siempre tiene alguna base en la acción divina (2 Samuel 23:10, Salmos 20:5-6, 106:47). Se mide en base y relación a los propósitos eternos. De modo que la victoria es la vindicación de los propósitos de Dios.

  • En el antiguo testamento giraba en torno a la liberación de Israel de sus enemigos.
  • En el nuevo testamento “siempre” es expresada en función de fuerzas y bendiciones espirituales en el creyente.

La victoria bíblica apunta más allá de nuestras ganancias o triunfos terrenales. Si nuestros logros no tienen impacto o incidencia eterna, no es victoria. Cristo no murió para que fuéramos mejores personas con un mejor nivel de vida. Tampoco murió para llenar nuestras expectativas personales, ni aun para hacernos felices. La victoria que obtuvo Cristo y a la que se refiere la Biblia es la supremacía sobre:

  • Satanás
  • El pecado, y
  • La muerte

El objetivo de Jesús es que seamos ciudadanas del reino, triunfemos sobre el pecado y glorifiquemos Su nombre. En vista de eso, nuestra prioridad es todo lo que concierne a nuestra vida espiritual y el destino eterno de los perdidos, empezando por nuestra familia.

Oración: Padre, corrige mi miopía espiritual y ayúdame a alinear mis propósitos con los tuyos. Fortaléceme para resistir al diablo, glorificarte en toda mi vida, e ir detrás de aquello que tiene valor y trascendencia eterna. Sobre todo, que mida mi triunfo por la consagración y semejanza que tengo cada día contigo. En el nombre de Jesús, amén.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Actitudes triunfadoras (Parte 1)
Wendy Bello
Cuando de marchar {u otra cosa} se trata...
Wendy Bello
Desafío a dar gracias (Día 19)
Wendy Bello
El poder del pensamiento eterno
Pastor Rick Warren
Bendiciones del quebranto
Violeta Guerra
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple