Mi Familia

Description

Aunque tengan una preferencia, nuestros familiares no deben ser los únicos en recibir un trato especial y de respeto de nuestra parte.

¿Cómo debe ser mi trato hacia los demás? 1 Timoteo 5:1-2 nos da la respuesta: 

A los ancianos como a Padres

Acércate a un anciano de la Iglesia para poder edificarlo como a un padre. Mi padre es un hombre maravilloso, pero cuando veo algún error en él cuido cada palabra al señalar ese error, ya que mi intención es que él sea edificado y se sienta amado, no condenado ni acusado. De la misma manera honra a tu padre, y acércate con amor a un anciano en la Iglesia; en él hay bastante sabiduría.

A los muchachos, como a hermanos.  

Así como Pablo decía a Timoteo ‘’A las hermanas, con pureza’’, haciendo intercambio… Chicas, ¡A los hermanos con pureza!

En este punto hay dos cosas muy importantes: Modestia y Modestia

Modestia al hablar: No permitas que el pensamiento del feminismo sea metido en tu cabeza tanto que afecte tu relación con los chicos de tu Iglesia local, creyéndote superior a cualquier muchacho con el que hablas. Dios ha entregado autoridad al hombre; respeta y honra su hombría hablándole con dulzura y siendo mansa, con pureza.

Modestia al vestir: Dios no ha creado al varón como un animal que está en celo todo el día todos los días; no creas que ellos se la pasan deseando a todas las mujeres que pasan frente a ellos (hablo de hijos de Dios, nacidos de nuevo), pero sí tienen luchas diferentes a las nuestras. Si sabes que ese escote ya muestra demasiado o ese pantalón es muy ajustado, pero igual te gusta, aprende a sacrificar lo que deseas por amor. Aparte de glorificar a Dios con lo que vistes, también estás permitiendo que la gente vea lo más hermoso en una hija de Dios, tu corazón alegre que hermosea tu rostro (Proverbios 15:13).

Acá Pablo instruye a Timoteo de cómo debería comportarse con las hermanas, pero como este blog está enfocado más en mujeres, tomemos estas instrucciones para nosotras:

A las ancianas como a madres

Que bendición cuando antes de salir temprano de casa, puedo sentarme a desayunar mientras mi mamá escucha todas las historias del día anterior. ¡Cuántos consejos he recibido y cuantas perlas ha puesto en  mi collar llenas de sabiduría! Puedo hablar con ella y aprender de sus experiencias. Ella ha vivido muchos años más que yo y sabe cómo lucirán los próximos que te tocarán vivir, de manera que ella está dispuesta a pasarme las enseñanzas que necesito para sobrevivir.

El mundo promueve un rechazo hacia las personas mayores, y nosotras aumentamos tal manera de vivir al ver como casi imposible encontrar intereses en común con alguien mayor. ¿Quieres saber del futuro? ¿Cómo enfrentarlo? Estás perdiéndote de la gran oportunidad de saber del futuro por estar cultivando relaciones de amistad con chicas de tu misma edad. Honra a las ancianas, acércate a ellas con los oídos preparados para recibir consejos, prepárate para adornar tu cuello con un lindo collar con perlas de sabiduría. ¿Piensas que no tendrás ningún tema en común? Si viven la misma pasión por el amor a Dios necesitarán muchas tacitas de té y horas y horas para continuar.

A las jóvenes, con pureza

¿Con pureza? Esto significa una amistad centrada en Cristo. Amigas que sean como hermanas en tiempos difíciles, que te hagan mejor persona (Proverbios 17:17). Amigas que sepan del verdadero amor al prójimo (1 Corintios 13), amigas que aumenten tus buenas costumbres (1ª Corintios 15:33) como dejar las redes sociales y leer la Biblia juntas, ir a servir a los necesitados u orar por los demás. Una amiga no solo debe hacerte pasar un buen rato con risas, sino debe inspirarte a ser como Jesús.

Al final, formamos parte de la misma familia en donde debemos edificarnos unos a otros y amarnos con pureza. ¡Dios es nuestro Padre!

Por Antonella Azuaga

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Club de la Pelea (Parte 3): Escogiendo un Lado
Alejandro Mendoza
Sublime Amor (Parte 2): ¿Salimos?
Andrés Spyker
Barreras de protección (Parte 2): Por qué no podemos ser amigos
Alejandro Mendoza
Amor y Sexo (Parte 1)
Itiel Arroyo
Cómo ganar a un hermano ofendido
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple