"Me resulta difícil la pureza"

Description

Hay que soportar, resistir y vencer la tentación para disfrutar de la vida en toda su plenitud.

“Sr. Palau:

Cometí inmoralidad sexual con mi novia y también robé dinero. Después de oír uno de sus programas radiales, confesé mis pecados a Cristo y le entregué mi vida. Sin embargo, me resulta difícil tener una vida espiritual limpia de pecado y quisiera su consejo”.

Respuesta: 

Le agradezco su confianza al escribirme una carta tan abierta, tan sincera, y espero que estos breves consejos le ayuden.

Quiero decirle que disfrutamos en toda su plenitud de la verdadera vida espiritual cuando resistimos la tentación. Dice Santiago capítulo 1: "Dichoso el hombre que no cede a la tentación, porque un día ha de recibir la corona de vida que Dios ha prometido a los que lo aman". Ahora bien, ¿qué es esa corona de vida que promete la Biblia? Es sencillamente la vida vivida en toda su hermosura y plenitud.

El hombre que fracasa y vuelve a fracasar, el joven o el adulto que siempre vive tropezando moral y espiritualmente, es un individuo que no disfruta de la vida. Yo conozco a muchos que bromean y se burlan de lo espiritual, de lo puro, de lo limpio. Sin embargo, esas mismas personas en lo secreto de su alma son miserables y la vida no es un placer para ellos. Así que, en primer lugar, hay que soportar, resistir y vencer la tentación para disfrutar de la vida aquí en la tierra en toda su plenitud.

En la vida espiritual hay tres elementos que nos dan victoria, alegría y plenitud de vida: el corazón limpio, una buena conciencia y una fe no fingida (Timoteo 1:5). Primero, el corazón limpio. Dice la Biblia que el amor nacido de corazón limpio, de buena conciencia y de fe, es el plan de Dios para gozar de la vida. Así que, hay que tener el corazón limpio, algo que se obtiene cuando obedecemos a la Palabra de Dios.

Por lo tanto, joven, usted que me cuenta su historia de fracaso moral con su novia y algún robo que ha cometido, sepa que para mantenerse limpio de pecado tiene que tener el corazón limpio. Usted ya es cristiano, de modo que lea mucho la Biblia y obedézcala.

Segundo, hay que tener buena conciencia. ¿Quién puede tener una buena conciencia en un mundo tan lleno de pecado? Todos nosotros la podemos tener si caminamos en la luz y en pureza de vida. Si tropezamos, confesamos a Dios el pecado; si hemos herido a otra persona, le pedimos perdón. En su caso, usted tiene que pedir perdón a su novia por haber tenido relaciones sexuales premaritales con ella (pues eso demuestra falta de control y el deseo de una satisfacción egoísta), y además debe devolver el dinero que robó, pedir perdón a la persona a quien se lo robó y esperar su perdón.

Por último, hay que tener una fe no fingida, y esa fe no fingida viene cuando usted pone en práctica una vida con corazón limpio y buena conciencia.

Adelante en su nueva vida con Cristo. Solo no podrá vivirla, pero recuerde que Cristo vive en su corazón y usted todo puede hacerlo en Él (Filipenses 4:13).

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Una mente sometida a Cristo
Aviva Nuestros Corazones
Una cuestión del corazón
Bayless Conley
Las orquídeas de mi abuela (lecciones de vida)
Wendy Bello
Resoluciones para no olvidarnos de Dios
Andrés Corson
La restauración de la identidad
Primeros15
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple