Más como Jesús

Description

Todas las cosas en nuestras vidas son enviadas por Dios para nuestro beneficio, y no hay nada que nos convenga más que ser transformados a Su imagen.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, y la luna y las estrellas que has creado, me pregunto: ¿Qué es el ser humano, para que en él pienses? ¿Qué es la humanidad, para que la tomes en cuenta?  – Salmo 8:3-4

Hay un rompecabezas con el título: “La capucha de Caperucita Roja”. Algunos creadores astutos deben haberlo diseñado en un arranque de venganza dirigido al mundo en general: ¡tiene más de 1.000 piezas, todas rojas! Armado, forma un simple círculo rojo de ocho pulgadas de diámetro.

Cuando Dios creó, introdujo un diseño mucho más exquisito e interconectado que este rompecabezas: lo hizo en el mundo natural y también en la vida de cada persona que habitaría la tierra. Dios estructuró su creación de una manera tan compleja, que cada acontecimiento y detalle de cada vida se interconectó con otros acontecimientos y detalles en las vidas de otras criaturas. Y lo hizo no por capricho, sino en amor. Y al hacerlo, comenzó a formarse un patrón increíblemente hermoso y complejo.

Dado que el Señor lo sabe todo y es todopoderoso, asumimos que la creación fue algo fácil para él. En un sentido debe haberlo sido, pero como Dios tiene el poder de hacer cualquier cosa, esto le dio la necesidad de elegir. Tuvo que elegir la alternativa “correcta” entre muchas posibilidades.

Entonces, ¿cómo decidió? ¿Por mayoría de votos? ¿El mayor bien para el mayor número? ¿Hizo que el ángel Gabriel lanzara una moneda celestial? O, como algunos sugieren, ¿puso a los actores originales en el escenario, les deseó lo mejor y salió del teatro, prometiendo regresar en una fecha futura para ver qué había sido de ellos?

¡Por supuesto que no! En momentos de debilidad, la mayoría de nosotros puede haber temido fugazmente que este haya sido el caso. Pero, de hecho, sabemos que todas las cosas en nuestras vidas son enviadas por nuestro Padre amoroso para nuestro beneficio. Incluso cuando nos es difícil sentir o entender esto, lo sabemos. Cada momento de gozo, cada problema, cada nuevo día transcurre y concluye bajo la guía precisa de nuestro Salvador.

Toda esta preocupación por ti y por mí es parte del plan de nuestro Padre de hacernos a cada uno de nosotros de una manera única y hermosa, más y más como Jesús. En momentos de desconcierto y perplejidad, maravilla y preocupación, sabemos que todas las cosas obran en el plan de Dios para el bien de sus creyentes.

ORACIÓN: Padre celestial, por el aliento de tu boca llamaste a existencia el universo, y al hombre como lo más importante en tu creación. Enséñanos a llevar vidas dignas de ti y comprometidas con el Hijo que enviaste como nuestro Salvador. En su nombre oramos. Amén.

Por: Jane L. Fryar.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La sangre preciosa de Jesús
Dr. Charles Stanley
El papel central de la Cruz
Dr. Charles Stanley
Ocúpense en su salvación
Andrés Corson
3 pasos para recibir un milagro
Andrés Corson
Sin mancha e irreprensible
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple