;

Los dones del Espíritu

Description

Aunque no sean visibles, los regalos del Espíritu Santo, como el perdón, transforman nuestras vidas en todos los sentidos.

Algunas de las cosas más preciosas de nuestra vida son invisibles. Eso no quiere decir que no estén ahí. Dependemos totalmente de la gravedad, la radiación electromagnética y del aire para vivir, y sin embargo no podemos ver ninguna de esas cosas. Hay varios preciosos regalos de Dios que vienen de un Espíritu que tampoco se puede ver, pero cuya paciente obra es muy evidente en la vida cambiada de los creyentes.

El perdón

Algunas de las desventuras de la vida son muy evidentes: un auto oxidado y que no funciona, escalones podridos en el portal, cucarachas, manos artríticas, chequera vacía. Sin embargo, son mucho peores las desventuras invisibles. Una de ellas es la culpa.

El pasado es inmutable y la mente puede repetir una y otra vez las cosas malas que uno ha pensado, dicho y hecho. La conciencia condena y lo encierra a uno en esos malos sentimientos. Por mucho que lo intente, usted no se puede librar de esa bolsa de culpa y la arrastra a donde quiera que vaya.

Pero Jesucristo vivió por usted y murió por usted; Dios ya no lo declara culpable, ¡y por eso usted ya no es culpable! San Pablo escribió en Romanos 8:1 “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”. Esa promesa invisible cambia su situación con él y también cambia su interior. Dios lo ama y lo acepta; usted puede perdonarse y amarse de nuevo. Y ahora tiene una reserva de buena voluntad para ser paciente y perdonar a los otros necios pecadores que lo rodean.

Related
Cambiar requiere el Espíritu Santo
Pastor Rick Warren
Los requisitos para recibir la sabiduría de Dios
Bayless Conley
Conociendo al Espíritu Santo (Parte 1)
Frank López
La gracia como estilo de vida
Primeros15
¡El Santo Espíritu está cerca de ti!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple