Lo que pedimos

Description

Aunque no siempre obtenemos lo que le pedimos a Dios, podemos estar seguros que siempre recibiremos algo bueno.

“Supongamos que uno de ustedes tiene un amigo, y va a él a medianoche y le dice: ‘Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha llegado de viaje a mi casa, y no tengo nada que ofrecerle;’ y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: ‘No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo levantarme para darte nada.’ Les digo que aunque no se levante a darle algo por ser su amigo, no obstante, por su insistencia se levantará y le dará cuanto necesite. “Así que Yo les digo: pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. O supongan que a uno de ustedes que es padre, su hijo le pide pan, ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado, ¿acaso le dará una serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo, ¿acaso le dará un escorpión? Pues si ustedes siendo malos, saben dar buenas dádivas a sus hijos, ¿cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Lucas 11: 5-13 (NBLH)

“Pidan, y se les dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” ¿Qué quiere decir Jesús?

Me hago esta pregunta cuando me siento en mi escritorio, justo después de colgar el teléfono. Mi hermana se está muriendo. Se puede morir esta noche. Bien sé lo que le pediría a Dios. Y él también lo sabe. Ya se lo he pedido un millón de veces. No puedo dejar de pedirle. Sé que la ama. Pero ella igual se está muriendo, y mis oraciones parecen estar recibiendo un claro "NO".

Aun así voy a pedir.

Entonces, ¿qué quiere decir Jesús? Claramente, no quiere decir: "Pide lo que sea y Dios te lo va a dar así como tú lo deseas, cuando lo deseas y de la manera que lo deseas". Jesús mismo escuchó ese "NO" divino cuando pidió librarse de la copa del sufrimiento. Pero no fue así. Ni con él. Ni lo será con mi hermana.  

Aun así, sigo profundizando en el texto. Todo el que pide, recibe. Sí. Pero ¿qué recibe? Aparentemente, aunque no siempre reciba lo que pide, siempre recibe algo. Y ese algo siempre será bueno: “supongan que a uno de ustedes que es padre, su hijo le pide pan, ¿acaso le dará una piedra? O si le pide un pescado, ¿acaso le dará una serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo, ¿acaso le dará un escorpión?”

Aunque no obtenga lo que estoy pidiendo, voy a recibir algo bueno. Y mi hermana también va a recibir algo bueno. Ella es hija de Dios, una pecadora redimida por Jesús, nuestro Salvador, quien dio su vida por ella. Él ciertamente le va a dar la vida que dura para siempre.

Dios nunca nos dará algo peor de lo que pedimos. Lo que él nos da siempre es lo mejor para nosotros. Vivamos confiando en él.

ORACIÓN: Querido Señor, ten piedad de nosotros y enséñalos a confiar en tu voluntad. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Crees que todos los que piden, buscan y llaman comprenden las respuestas que reciben de Dios?

2. ¿Cómo te mantienes firme en la fe cuando te resulta difícil ver a Dios en medio de tus necesidades?

Por: Dra. Kari Vo

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Clave #1 para la oración eficaz – ser específico
Bayless Conley
Las respuestas perfectas a nuestras oraciones
Cathy Scheraldi de Núñez
Orando en fe
Primeros15
Viendo a Dios como nuestro Padre
Primeros15
¡La oración es el arma más poderosa!
Un Milagro Cada Día
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple