Libertad en la pobreza espiritual

Description

Caminar en la libertad que la sangre de Jesús pone a nuestra disposición solo ocurre cuando le entregamos nuestras vidas continuamente, diariamente.

Pasaje Bíblico: [Vivan] como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios”. 1 Pedro 2:16

Hay libertad abundante del pecado para aquellos que, en humildad y reconocimiento de su quebrantamiento, buscan la ayuda de Dios. Dios desea nuestra libertad. Él vino, murió y resucitó para que no estuviéramos más enredados con las cargas de este mundo, para liberarnos a fin de poder experimentar la plenitud del cielo en la tierra.

Isaías 61:1 predijo los propósitos de Jesús en la tierra al decir: “El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros”. A través del poderoso sacrificio de Jesús viviendo y muriendo por nosotros, hemos sido liberados.

Pero la Biblia es clara en que caminar en la libertad que la sangre de Jesús pone a nuestra disposición solo ocurre cuando le entregamos nuestras vidas continuamente, diariamente. Romanos 6:7, 11 dice: Porque el que muere queda liberado del pecadoDe la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús”. 1 Pedro 2:16 dice: [Vivan] como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios”. Y Gálatas 5:13 dice: “Porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor”. Experimentamos una libertad continua al someter nuestras vidas a los propósitos, la presencia y los planes de nuestro Padre celestial.

Hoy hay libertad para ti y para mí si elegimos vivir siendo pobres en espíritu. Jesús nos liberó no para que sigamos viviendo para nosotros y para el mundo, sino para que experimentemos la vida abundante que proviene de la humildad y la sumisión a nuestro Dios amoroso. La Divinidad modela continuamente la sumisión y la humildad. Continuamente se sirven mutuamente en una paradoja irreconciliable de ser tres y uno. Y Dios nos está llamando a seguir su modelo.

¿En qué cosas estás luchando con las ataduras del pecado? ¿En qué aspectos parece que el mundo te tiene sujeto? Somete tu vida a las manos capaces de tu amoroso Padre celestial y pídele que te revele el camino a la libertad. Busca cualquier parte de tu vida en la que aún vivas para ti y para las cosas del mundo. No hay libertad disponible para nosotros en las búsquedas del mundo. La vida abundante que se encuentra en Dios está en oposición directa a los caminos e intereses de la tierra. Elige hoy seguir la vida que Dios ha puesto delante de ti; encuentra tu disfrute en su amorosa cercanía y recibe la libertad que viene de permanecer en la presencia del Espíritu Santo.

Guía de Oración:

1. Medita en la conexión entre la humildad y la libertad. Reflexiona sobre la oposición entre las cosas del mundo y la vida abundante en Dios.

Porque el que muere queda liberado del pecadoDe la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús”. Romanos 6:7,11

[Vivan] como personas libres que no se valen de su libertad para disimular la maldad, sino que viven como siervos de Dios”.1 Pedro 2:16

“Porque ustedes han sido llamados a ser libres; pero no se valgan de esa libertad para dar rienda suelta a sus pasiones. Más bien sírvanse unos a otros con amor”. Gálatas 5:13

2. ¿En qué áreas no estás experimentando la libertad que tienes disponible para ti en Cristo? ¿De qué manera vives para ti y para el mundo?

3. Tómate un tiempo para descansar en la presencia de Dios y pídele su camino hacia la libertad para ti. Preséntale la totalidad de tu vida y escucha su voz. Pídele que te revele su amor y gracia para que puedas vivir fortalecido por su presencia.

“Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y, donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad”. 2 Corintios 3:17

“El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres. Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros”. Isaías 61:1

“En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia”. Romanos 6:18

Que las palabras de Romanos 8:1-4 te llenen de fe para buscar la libertad total del pecado. Que tu día de hoy esté marcado por la victoria sobre el enemigo y sus planes, y que tu vida se llene con la paz y la alegría que se obtiene al experimentar la libertad de las cargas y preocupaciones del pecado:

“Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu”.

Lectura Complementaria: Romanos 6

Por Craig Denison

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Bondad verdadera
Bayless Conley
La unción del leproso
Osvaldo Carnival
La gracia sin límites de Dios
Primeros15
Dios es un padre amoroso
Primeros15
Hay más para ver
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple