Liberación diferida

Description

Dios nos cuida no sólo cuando nos libera de los problemas, sino aun en medio de ellos.

"Al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron." – Hechos 16:26

En esta generación, Dios rescata a su gente de algunos males, no de todos. Es reconfortante saber esto porque, de otra manera, podríamos deducir de nuestros males que él nos ha olvidado o rechazado.

Alentémonos por el simple recordatorio de que, en Hechos 16:19-24, Pablo y Silas no fueron liberados, pero en los versículos 25-26 sí lo fueron.

Primero no hubo liberación:

- «...prendieron a Pablo y a Silas, y los arrastraron hasta la plaza» (v. 19);

- «los magistrados superiores, rasgándoles sus ropas...» (v. 22);

- «Y después de darles muchos azotes…» (v. 23);

- El carcelero «les aseguró los pies en el cepo» (v. 24).

Luego hubo liberación:

"Como a medianoche, Pablo y Silas oraban y cantaban himnos a Dios… De repente se produjo un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel fueron sacudidos; al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron" (versículos 25-26).

Dios pudo haber intervenido antes, pero no lo hizo. Tenía sus razones. Él ama a Pablo y a Silas.

Pregunta: Si ubicáramos nuestras vidas en una línea a lo largo de estos sucesos, ¿dónde nos encontraríamos? ¿Estaríamos en el episodio de ser despojados y azotados, o en el de las celdas abiertas y las cadenas sueltas?

Ambos escenarios son formas en que Dios cuida de nosotros.

Si nos encontramos en la etapa de encadenamiento, no desesperemos. Cantemos. Nuestra liberación está en camino. Es solo cuestión de tiempo, inclusive si esta llegara a través de la muerte.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Con acción de gracias cada día
Dr. Charles Stanley
Dar gracias, ¿en todo?
Wendy Bello
Demos a conocer a Satanás su derrota
John Piper
El sufrimiento que fortalece la fe
John Piper
No es en vano
Pastor Mao
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple