Libérame de mis prisiones

Description

Dios puede usar incluso el encarcelamiento de sus hijos para su plan de salvación.

Algunas cadenas son visibles; las de san Pablo lo eran. El apóstol fue encarcelado primero en Jerusalén, después en Cesárea y luego en Roma. Él murió en cautividad víctima de la primera oleada de persecución a los cristianos en el imperio romano. José también pasó largo tiempo en una prisión egipcia acusado falsamente de asalto sexual a la esposa de su patrón.

Sadrac, Mesac y Abednego fueron confinados y condenados a muerte por el rey Nabucodonosor de Babilonia. Su valiente testimonio ante un horno de fuego es una obra maestra de valentía, confianza y resignación serena: “Nuestro Dios, a quien servimos, puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tus manos, rey, nos librará. Y si no, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Daniel 3:17,18).

Dios puede usar incluso el encarcelamiento de sus hijos para su plan de salvación. Por su obra se planta y se fortalece la fe en los corazones humanos y se da gloria a él. El profeta Isaías anunció que la “liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros” (61:1) es parte de la obra del evangelio de Cristo.

Algunas veces produjo verdaderas liberaciones milagrosas. Por otro lado, Sadrac y sus amigos, y también José, no solo fueron liberados sino que también fueron ascendidos a altos cargos en el gobierno. Corrie ten Boom sobrevivió al campo de concentración nazi en Ravensbrück por un milagroso “error administrativo”.

Algunos, como san Pablo y el pastor alemán durante la era nazi Dietrich Bonhoeffer, le han dado gloria a Dios sufriendo el martirio. Su salida de la cárcel coincidió con la liberación de todo sufrimiento terrenal.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La ley de la fe
Larry Burkett
La hora de Dios
Maestras del Bien
La noche que el Padre le dijo NO a Jesús
Itiel Arroyo
¿Qué hacer en el peor día de mi vida?
Alejandro Escobedo
Más de Dios (Parte 1): Dale la bienvenida al Espíritu Santo cada día
Osvaldo Carnival
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple