Las madres

Description

Nadie nos conoce mejor que nuestras propias madres, quienes nos aman a pesar de cualquier cosa. Por eso debemos honrarlas.

“Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te da” – Deuteronomio 5:16

Dios nos ha mandado a honrar a nuestras madres. ¿Qué es una madre? Ella es la única persona que más nos conoce y nos ama a pesar de ello.

La madre más famosa de la Biblia, además de María la madre de Jesús, fue una mujer con el nombre de Ana. Sufrió al ser ridiculizada por estéril; durante su generación eso era considerado una maldición de Dios.

Ana le hizo una promesa a Dios que si le diese un hijo ella se lo dedicaría completamente a Él. Dios respondió a su oración y Samuel nació. Ana era una madre como todas las madres, por lo que entregar a su hijo era un sacrificio, pero cuando Samuel tenía 3 años ella lo dejó con el profeta Eli.

Los libros de Samuel en el Antiguo Testamento se refieren a la vida de Samuel: el amor de Ana por su hijo, cómo oró por él con regularidad y cómo ella lo visitó cada año para traerle ropa y alimento. ¿Se imagina dar a luz a un hijo, tenerlo por sólo tres años, y sólo verlo una vez al año? Pero Ana había hecho una promesa a Dios y mantuvo su promesa.

Si usted tiene hijos, ámelos mucho, ore por ellos regularmente y, en algún momento, entréguelos a Dios.

Estaremos celebrando el Día de la Madre pronto. Si su madre todavía está viva, llámela y dígale lo mucho que le ama y aprecia - todos los días.

 

Lectura Bíblica Diaria:

2 Samuel 20-21, 23: 8-23

1 Crónicas 11:10-25, 20:4-8

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Sumisión mutua
Mark Jeske
Volviendo el corazón de los hijos hacia los padres
Itiel Arroyo
Límites que conducen a la plenitud (Parte 1)
Sixto Porras
En el equilibrio
Bayless Conley
La Mejor Inversión (Parte 4): La Familia
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple