Ladrón de fuerzas

00:00

Description

¿Qué te está robando la fuerza y no te permite seguir la carrera? ¿Cómo puedes mantenerla o recuperarla?

“En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán; caminarán y no desmayarán.” – Isaías 40:31 NTV

“En esto sabremos que somos de la verdad, y nos sentiremos seguros delante de él: que aunque nuestro corazón nos condene, Dios es más grande que nuestro corazón y lo sabe todo. Queridos hermanos, si el corazón no nos condena, tenemos confianza delante de Dios.” – 1 Juan 3:19-21 NVI

“Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe, quien, por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios. Así, pues, consideren a aquel que perseveró frente a tanta oposición por parte de los pecadores, para que no se cansen ni pierdan el ánimo.” – Hebreos 12: 1-3 NVI


Después de escuchar el devocional, medita en los siguientes puntos:

 

Esta mañana me levanté pensando...

… en cuántas veces las fuerzas se te acaban física y emocionalmente, sintiendo que ya no puedes más. ¿Qué has hecho o qué estás haciendo para que tus fuerzas se mantengan?

1. Para mantenerte firme en tu camino debes despojarte de todo aquello que te estanca, todo aquello que es pecado y que tú mismo sabes que no está bien. No podríamos hacer una lista de pecados, pero con que te preguntes a ti mismo, sin duda alguna tu corazón te lo dirá, pues uno mismo sabe cuándo algo que está haciendo no es lo correcto.

2. Ten en cuenta que el pecado nos acedia, nos persigue. En cualquier lugar y en cualquier momento nos toca la puerta, y nosotros elegimos abrirle o dejarlo fuera.

3. Tu amor a Dios y a los que te rodean; tu visión, misión y propósito y tus motivaciones son razones suficientes para no abrirle la puerta al pecado.

4. La carrera que tenemos por delante requiere: correrla con perseverancia y que fijemos nuestra mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra fe.

5. Glorificamos a Dios cuando al hacer lo que es correcto, incluso en medio de las circunstancias más adversas donde otros desmayan, podemos mantenernos firmes. 

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Nuestra seguridad
Larry Burkett
La Mayordomía (Parte 1)
Guillermo y Milagros Aguayo
Ética en las decisiones
Dr. Andrés Panasiuk
Lo que te hace feliz (Parte 4): Dinero feliz
Juan Vereecken
Decisiones acertadas
Dr. Carlos Barbieri
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple