La sangre preciosa de Cristo

Description

El Señor entretejió la historia de la muerte, renovación y reconciliación con un hilo rojo, desde Génesis hasta Apocalipsis.

Leer 1 Pedro 1:17-21

Muchas iglesias han dejado de mencionar la sangre de Jesús. Sin embargo, el derramamiento de sangre es esencial para la fe cristiana; sin un sacrificio, nadie puede relacionarse con Dios. Por esa razón, el Señor entretejió la historia de la muerte, renovación y reconciliación con un hilo rojo, desde Génesis hasta Apocalipsis.

¿Qué queda si se le saca toda la sangre a un cuerpo? Un cuerpo sin vida, ¿verdad? Lo mismo sucede con la Biblia. Las Sagradas Escrituras no serían más que literatura histórica si eliminamos las partes “desagradables” que tienen que ver con el sacrificio de Jesús en la cruz, o del poder de su sangre.

Dios diseñó el sistema de redención de tal manera que cualquier persona pudiera entender la conexión entre la sangre derramada y la libertad del pecado. El Señor dio instrucciones detalladas acerca de cómo ofrecer un sacrificio perfecto, de modo que su santidad quedara satisfecha. Dios quería también que sus seguidores entendieran que el pecado había tenido consecuencias terribles, cuyo resultado era la muerte. La primera víctima mortal en la Biblia fue el animal cuya piel fue utilizada para cubrir la desnudez de Adán y Eva (Génesis 3:21). Cada vez que un israelita traía a los sacerdotes un cordero o un par de palomas, reconocía que “la paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23).

Dios eligió una solución definitiva para el problema de pecado del mundo. Por tanto, los creyentes no pueden andarse con escrúpulos al hablar de lo que ocurrió realmente en el Gólgota. Las palabras que elegimos influencian a los oyentes: “Jesús derramó su sangre por usted”, es una declaración impactante. Es también el mensaje que repite Dios en toda la Biblia.

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Nuestro fundamento firme
Dr. Charles Stanley
Corriendo con los Gigantes (Parte 9): Jesús
Juan Vereecken
La Tumba Está Vacía
Frank López
Ligaduras de impiedad y ataduras
Edwin Castro
El Síndrome de Jonás
Itiel Arroyo
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple