La Sabiduría de Dios

Description

Ningún ser humano podría haber imaginado que Dios elegiría salvarnos no con poder, sino con el sufrimiento.

¿Acaso no está llamando la sabiduría? ¿Qué, no deja oír su voz la inteligencia? Se para en las colinas, junto al camino; se queda esperando en las encrucijadas. Deja oír su voz a un lado de las puertas; a la entrada misma de la ciudad exclama: “A ustedes, los hombres, los llamo; a ustedes, los hombres, dirijo mi voz.” – Proverbios 8: 1-4

El libro de Proverbios nos presenta a la sabiduría como a una mujer que llama a las personas a que acudan a ella en busca de ayuda. Quiere que las personas sean sabias, que aprendan la sabiduría que Dios da, y para ello sube a las colinas y va hasta las encrucijadas, para tratar de llamarles la atención.

Ella dice: “Muchachos ingenuos, ¡entiendan! Jóvenes necios, ¡recapaciten! ¡Óiganme, que lo que voy a decirles son cosas muy justas e importantes ... El que me halla, ha encontrado la vida y alcanzado el favor del Señor. El que peca contra mí, se daña a sí mismo; el que me aborrece, ama a la muerte” (Proverbios 8:5-6, 35-36).

¿Por qué habla a los gritos? ¿Por qué tiene que ir por todas partes, en vez de quedarse quieta? La respuesta es simple: las personas no le prestan atención. Ya sea hace miles de años u hoy en día, los seres humanos somos tercos e insensatos: nos apartamos de la sabiduría, no importa cuán fuerte sea su voz. A veces pienso que la sabiduría necesita algo más que su voz: ¡necesita una red para atraparnos!

La necedad humana debe ser algo realmente frustrante para Dios. Él nos dice qué es bueno y correcto, pero ¿acaso le escuchamos? Por lo general, no. Somos como las ovejas tontas de las que habla Isaías: “Todos perderemos el rumbo, como ovejas, y cada uno tomará su propio camino” (Isaías 53:6a). Hacemos cosas que nos dañan a nosotros y a otras personas, aun cuando lo sabemos. La sabiduría puede estar clamando, ¡pero no la escuchamos!

Es por ello que Dios tomó el asunto en sus manos. Como nosotros no íbamos a él, él vino a nosotros. Vino a nuestro mundo como un bebé humano en la persona de Jesucristo, nuestro Salvador. Jesús creció entre nosotros y vivió nuestra vida, sirviendo a quienes le rodeaban y enseñando con toda la sabiduría de Dios. Al igual que la figura de la sabiduría en Proverbios, él pasó sus días en las encrucijadas y las puertas de la ciudad, allí donde pudieran escucharlo, llamando a las personas a él. Y luego llevó a cabo el acto supremo de la sabiduría de Dios yendo a la cruz a morir por nosotros. Pablo lo llama “Cristo crucificado, que para los judíos es ciertamente un tropezadero, y para los no judíos una locura, pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo es poder de Dios, y sabiduría de Dios. Porque lo insensato de Dios es más sabio que los hombres, y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres” (1 Corintios 1:23-25).

Ningún ser humano podría haber imaginado que Dios elegiría salvarnos no con poder, sino con el sufrimiento; no con la sabiduría humana, sino rebajándose para ser uno de nosotros. Y porque Jesús nació, sufrió, murió y resucitó por nosotros, ahora tenemos vida eterna y participamos de la sabiduría divina que da vida. El Espíritu Santo de Dios vive en nosotros y renueva constantemente nuestras vidas.

¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién ha entendido la mente del Señor? ¿O quién ha sido su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que él tenga que devolverlo? Ciertamente, todas las cosas son de él, y por él, y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén” (Romanos 11:33, 36).

ORACIÓN: Señor, hazme sabio para confiar en tu Hijo Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1. ¿Qué crees que hace que algo sea sabio?

2. ¿Qué quiere decir que "lo insensato de Dios es más sabio que los hombres"?

Por: Dra. Kari Vo


Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Símbolos del Espíritu Santo: La fuente
Osvaldo Carnival
Crecimiento y Perseverancia (Parte 1)
Cathy Scheraldi de Núñez
El perdón instantáneo de Dios
Primeros15
"Ha quedado afuera"
Cristo Para Todas Las Naciones
La decisión más importante
Cristo Para Todas Las Naciones
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple