La Prueba de la Confianza

Description

¿Confías lo suficiente en Dios como para dejarte caer completamente en Sus brazos?

“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia” – Proverbios 3:5

Lo llamábamos el Curso de Fe. Cada verano, subía a un autobús para ir de chaperona con otras chicas de nuestro grupo juvenil al campamento de verano. Jugaban voleibol con grandes pelotas en la cancha de arena y luchaban por una sandía engrasada en el lago. Aquellas chicas aventureras se llenaron de moretones, pero nunca se dieron por vencidas. El último evento del fin de semana era el Curso de Fe. Cada equipo debía correr unido para superar una serie de peligrosos obstáculos, incluyendo escalar una pared gigantesca y arrastrarse por un túnel oscuro y sucio.

El último obstáculo era La Prueba de la Confianza.

Las chicas se turnaban subiendo por la escalera del tobogán del parque y luego cruzaban las manos sobre el pecho mientras uno de los guías juveniles colocaba una venda en sus ojos. El resto de las chicas estaban al pie de la escalera con los brazos unidos formando una red para atrapar a la valiente chica en la parte superior.

El objetivo del desafío era confiar plenamente en sus compañeras de equipo. Tenían que caer de espaldas en sus brazos seguros. Algunas chicas necesitaban un poco de persuasión para participar. Así que, allí estaba yo de pie al costado y las animaba con una gran sonrisa en mi cara. “¡Adelante, puedes hacer esto! Te atraparemos.”

Debo confesar que en todos esos años, nunca subí la escalera.

Siempre estaba de pie a un lado y observaba.

La idea de caer ciegamente de espaldas me aterrorizaba.

Cuando empecé a estudiar estos dos versículos en Proverbios 3, descubrí que en el hebreo original la palabra “confianza” aquí es una imagen de un sirviente que está sumiso e indefenso, con la cara hacia abajo esperando la dirección del maestro. “Depender” significa “descansar sobre”, “aferrarse a”, “estar totalmente apoyado en”. En mi mente, inmediatamente regresé a esos veranos parada al pie del tobogán mirando a otra persona experimentar lo que yo anhelaba tan desesperadamente.

Anhelo conocer a Dios. Más que nada, quiero caer en Sus brazos y entregar completamente cada parte de mí a Su cuidado.

Pero algunos días, es difícil hacerlo. Estoy de pie en lo alto de una escalera imaginaria temblando de terror. Simplemente no puedo entregarme. Lo que Él me pide que haga parece imposible. Prefiero estar de pie a un lado y animar a otro mientras estoy segura en terreno sólido.

La vida victoriosa de la fe requiere una confianza total en nuestro Padre Celestial. Estoy orando esta semana para que Él me ayude a vivir realmente estos dos versículos, en lugar de simplemente contemplarlos en el bonito imán que está en mi refrigerador.

Este año, vamos a enfrentar muchos obstáculos en nuestro caminar de fe. Descansemos en la sabiduría de la Palabra de Dios. Confiemos en que nuestro Guía está trabajando de maneras que no vemos.

Si confiamos plenamente en Dios, Él ha prometido “hacer nuestro camino recto”. El Pastor Adrián Rogers explica que esto significa que Él “allanará una ruta delante de ti y despejará el camino”.

No te quedes de lado. Puedes poner tu plena confianza en tu Dios Fiel. Él te atrapará cada vez. 

Por Lyli Dunbar

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Aprendiendo a montarte en las olas de la vida (Parte 2)
Cathy Sheraldi de Núñez
Nuestras oraciones importan
Ama a Dios Grandemente
La práctica de dar gracias
Ama a Dios Grandemente
La recompensa por la paciencia
John Piper
¿Acaso no hay un costo? (Parte 2)
Ravi Zacharias
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple