La paradoja de la grandeza

Description

La grandeza en los ojos de Dios viene por menguar, no aumentar.

“Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe”, Juan 3:30 (RVR60)

Juan el Bautista sabía que su propósito en la vida era llamar a la gente al arrepentimiento en preparación para la venida de Jesús, el Mesías.

Como resultado, cuando un grupo de sacerdotes y levitas le preguntó quién era, él respondió: "Yo no soy el Cristo" (Juan 1:20 NVI).

Al describir a Jesús, dijo: "Y que viene después de mí, al cual yo no soy digno ni siquiera de desatarle la correa de las sandalias" (Juan 1:27 NVI).

Y cuando Jesús vino a él para ser bautizado, la respuesta de Juan fue: "Yo soy el que necesita ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí?" (Mateo 3:14 NVI).

Al igual que Juan, tenemos que menguar, y Jesús debe aumentar.

Ese no es un concepto popular en nuestro mundo centrado en sí mismo, pero es sólo a través de este proceso que llegamos a la plenitud de lo que hemos sido creados a ser.

Cada uno de nosotros es una creación única, con una cierta personalidad, talentos, dones, y así sucesivamente. Nuestra singularidad está ligada al propósito que Dios designó para nosotros en esta tierra.

A menos que pongamos a Dios de primero, seamos más como Cristo y vivamos Su propósito para nuestra vidas, perderemos el propósito único que Dios quiere lograr a través de nosotros.

Juan el Bautista ejemplificó el principio de que "Él debe crecer, pero yo debo menguar". Y, en cuanto a Juan, nuestro Señor dijo: "Les aseguro que entre los mortales no se ha levantado nadie más grande que Juan el Bautista" (Mateo 11:11 NVI).

La grandeza en los ojos de Dios viene por menguar, no aumentar.

 

Lectura Bíblica Diaria

Efesios 4-6

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
Pedro: Zarandeado para el servicio
Dr. Charles Stanley
Fácil de decir, difícil de hacer
Dr. Charles Stanley
Luchando con la idolatría
Enrique Bremer
Esclavos por amor
Itiel Arroyo
Escudriñando las Escrituras
Bayless Conley
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple