La parábola de la lámpara sobre una repisa

Description

En tu imperfección eres un ejemplo perfecto del amor de Jesús que viene solo por gracia.

Pasaje Bíblico: “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse.  Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa” – Mateo 5:14-15

Leer Mateo 5:14-15 solía estresarme. Jesús dice: “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse.  Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa”. ¿Cómo podemos ser “la luz del mundo” con todos nuestros errores, recelos y fracasos? ¿Cómo podría Dios – en toda su sabiduría – elegir usarnos para revelar a Jesús, la única esperanza de salvación eterna, a un mundo perdido y moribundo?

A medida que crezco en mi conocimiento del corazón de Dios, crezco en la revelación de su deseo de usarme. Pasajes como Mateo 5:14-15 solían centrar mi atención en mi propio pecado y oscuridad, en lugar de hacerlo en la gracia y el amor de Dios. Pero fielmente en su amor, él guía mis pensamientos a lo que importa: la abrumadora realidad del Espíritu Santo me transforma a la imagen del Dios que me creó. Hoy, permitamos que el Espíritu y la palabra transformen la manera en que nos vemos a nosotros mismos y cómo Dios en su infinita sabiduría nos puede usar para cambiar el mundo.

Efesios 2:10 dice: “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica”. En la salvación, tu identidad cambió. Ahora estás “[creado] en Cristo Jesús”. 2 Corintios 5:17 lo dice de esta manera: “Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!”. Tú eres una nueva creación, no por tu propia obra, sino por la poderosa obra terminada de Cristo Jesús en la cruz. En la salvación tus pecados fueron borrados, arrojados tan lejos como el este se encuentra del oeste. Tal fue la transformación que tuvo lugar en tu corazón en la salvación que podrías estar lleno de Dios mismo. Jesús dice en Juan 14:16-17: “Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre:  el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes”. El mismo Dios “vive [contigo]” y por medio de la salvación ahora vive dentro de ti.

Pasajes como la parábola de la lámpara sobre la repisa solían estresarme porque no entendía lo que Dios quería revelar al mundo a través de mí. Solía ​​pensar que Dios quería revelar la perfección en mí, que tenía que actuar perfectamente para demostrar a Cristo. Lo que no me di cuenta es que la mayor revelación que podría dar a un mundo quebrantado y necesitado es que Dios, a través de la inmensurable profundidad de su amor, se encuentra conmigo en mi quebrantamiento y me llena continuamente. Me di cuenta de que Dios, solo por su gracia, está tomando lo perdido, débil, egoísta y solitario, y me llena de un amor y seguridad inimaginables a través de una relación restaurada con él. Dios no quiere que reveles la perfección. Él quiere revelar el hecho de que en tu imperfección te ha amado desde el principio con un amor eterno.

Porque eres débil y necesitas a Dios, eres la mejor persona para guiar a otros a Jesús. Si actúas como si lo tuvieras todo, como si nada estuviera mal, entonces aquellos que están lejos de Dios no tendrán razón para creer que Dios desea tener una relación con ellos. Pero al revelar tu imperfección, al ser honesto y real con los que te rodean, ofrecerás esperanza a un mundo que no tiene ninguna. Revelarás el núcleo del evangelio: que Dios tiene obras increíbles preparadas para aquellos que simplemente acuden a él en necesidad y claman por su ayuda. En tu imperfección eres un ejemplo perfecto del amor de Jesús que viene solo por gracia.

Hoy Dios desea hacer brillar la luz de su amor a través de ti de maneras poderosas. Anhela revelar a los demás cuán profundamente te ha amado en su gracia. Él tiene planes increíbles para ti si simplemente eres real en un mundo que necesita desesperadamente una relación con su Creador. Ten el coraje de ser tú mismo y de ser honesto y vulnerable. La honestidad es todo lo que tu Padre celestial te pide. En tu honestidad, Dios revelará un amor más grande que el que este mundo haya conocido. En la realidad de quién eres, Dios hará brillar la esperanza, guiando a aquellos que están perdidos a las orillas seguras de la relación restaurada con él. Que encuentres paz en el hecho de que Dios anhela usarte exactamente como eres. Que puedas encontrar un propósito en las obras que él ha preparado para que hagas. Y que encuentres gozo en la revelación del inmenso amor de Dios derramado sobre ti a través de su gracia.  

Guía de Oración:

1. Medita en la profundidad del amor de Dios por ti. En tu pecado y necesidad de él, Dios continuamente te muestra gracia, te da su presencia y te ofrece alegría a cambio de tu tristeza.

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo para que fuera ofrecido como sacrificio por el perdón de nuestros pecados” – 1 Juan 4:10

“Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha” – Salmo 16:11

“Convertiste mi lamento en danza; me quitaste la ropa de luto y me vestiste de fiesta” – Salmo 30:11

2. Ahora pídele al Espíritu que te revele el deseo de Dios de usarte hoy. Permite que Dios cambie la forma en que te ves a ti mismo. Permítele que encienda en ti la pasión por ver a los que están lejos de Dios venir a la revelación de su gracia y amor por ellos.

“Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse.  Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa” – Mateo 5:14-15

“Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica” – Efesios 2:10

3. Pídele a Dios que te llene con la gracia de ser valiente y honesto. Pide la fuerza para ser real y vulnerable con los demás.

Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes” – Santiago 4:6

Una de las partes más transformadoras de vivir en relación con nuestro Padre celestial es el ser liberados de tener que actuar de acuerdo a los demás. Eres completamente amado, querido y disfrutado tal como eres. Tan grande fue el deseo de Dios de tener una relación contigo que envió a su único Hijo a morir por ti. Hay una nueva paz disponible para ti mientras vives en la libertad de ser completamente tú mismo. Descansa en el hecho de que el Creador del universo te ama. No tienes razón para actuar. Que encuentres seguridad hoy, ya que el amor de tu Padre celestial establece una base segura para que puedas vivir con honestidad y valentía.

Lectura Complementaria: Salmo 30

Por Craig Denison

Please register for a free account to view this content

We hope you have enjoyed the 10 discipleship resources you have read in the last 30 days.
You have exceeded your 10 piece content limit.
Create a free account today to keep fueling your spiritual journey!

Already a member? Login to iDisciple

Related
La obediencia en la vida del creyente
Dr. Charles Stanley
Vive de acuerdo al nombre que el Cielo te dio (Parte 2)
Alejandro Escobedo
Luz en la oscuridad
Primeros15
Pérdida del sabor
Pastor Mao
La Mejor Inversión (Parte 6): El Reino de Dios
Chris Richards
Follow Us

Want to access more exclusive iDisciple content?

Upgrade to a Giving Membership today!

Already a member? Login to iDisciple